Voy a encontrar a una chica en la universidad

A los 19 años empecé a ir de oyente a diferentes facultades, en distintas universidades e incluso ciudades. Era increíble poder elegir únicamente aquello que me interesaba y con una gran cantidad de oferta en ciencias políticas, traducción, sociología, antropología, etc. Algunas clases me producían tanto placer que se conviertieron rápidamente en mis momentos más esperados de la semana. Me reí mucho con tus experiencias pasadas, mi mami me hacia lo mismo, tengo fotos de mi primer día en la secu jejeje lo se! Y si, aveces me pasa lo mismo que a ti, me auto-humillo. Algo con lo que siempre me pasa en la U, es que yo soy una chica muy alta (1.74) y soy la menor de la sección, tengo 18. La semana pasada leí un artículo en el periódico de la universidad: se necesitaban voluntarios para llevar medicamentos a una zona muy pobre de la ciudad. El evento era un sábado y yo no tengo clases ese día, así que me inscribí (so I signed up). La mañana del sábado tenía mucha prisa. La mayoría sabe lo siguiente de mí: soy malhumorada, estoy más loca que una cabra y mi vida es un desastre. Casi todo el mundo lo sabe, excepto mis nuevos compañeros de universidad con quienes estaba dispuesta a cambiar... hasta que El Innombrable volvió a mi vida, me encasillaron en la friendzone y el rey de los imbéciles se convirtió en mejor alumno que yo. Voy a dejarlo claro desde ya: yo, Silvia Romero, con una nota muy por encima de la media de selectividad, entré en tercera convocatoria, a final de septiembre y en una universidad que estaba a más de 700km de mi casa. Yo soy uno de los “no suficientemente buenos” alumnos para optar a estudiar esta carrera. Yo __ (busar) la pelicula en la biblioteca la semana pasada pero no la __ (encontrar). busque, encontre Pilar y Manuel __ (oir) de una pagina web que vende películas en DVD y ellos __ (comprar) películas el lunes. En mi caso me gustaría encontrar una chica virgen porque yo también lo soy. Por supuesto que la esperaría hasta que esté preparada para tener relaciones. Además, que sea virgen me parece muy interesante porque juntos experimentaríamos e iríamos creciendo a la par en la intimidad. No regales ese tesoro a quien no se lo merece. En el fondo del corazón de cada mujer argentina hay una madre latente que espera el momento de salir a la luz. Puedes ayudar a que ello pase siendo paternal y demostrándole que deseas formar una familia. Cómo es la mujer argentina Glamorosa. Se respira glamur en sus prendas, en su peinado, en la decoración de su casa y hasta en sus palabras. Soy Elvira, una chica de Almería, estudiante actualmente en la Universidad de Granada, de 22 años, y busco compañeros o compañeras de piso, y alojamiento, para este curso 2020/2021. Estudio psicología y este curso haré erasmus en la ULB. Chica de 20 años, en busca de alojamiento compartido en Vigo. Hola, me llamo Dani y soy de Sheffield, Inglaterra. Soy una estudiante de Erasmus y en Septiembre, estaré estudiando en la Universidad de Vigo. Queiro vivir con un grupo de personas alrededor de 4, tal vez más. Me gusta mucho salir, explorar nuevos sitios y...

LA MUJER DE DOS CARAS

2020.08.19 02:38 JuanClemente40 LA MUJER DE DOS CARAS

Hola amigos, quiero decirles que soy nuevo en esto... suelo escribir historias que he soñado y a veces imaginado... Espero les guste este relato corto, Gracias.

LA MUJER DE DOS CARAS
Rosa era una chica provinciana, poco agraciada, recién llegada a la capital para seguir sus estudios universitarios. Siempre fue el hazmerreír del colegio y ahora de la universidad. Por su carácter arisco no tenía amigos, solo José se compadecía de ella, siempre que podía la defendía, la conocía desde el colegio en provincia, coincidiendo en la Universidad. Rosa confundió el gran corazón de José, pensando que este lo quería, pero José tenía novia. Cansada de ser siempre una burla y sentirse sola, decide no ir nunca más a la Universidad.
Se quedó encerrada en su departamento por muchos días. Hasta que un día… al ver un gato en su ventana se le ocurrió una idea, con engaños lo atrapa y decide hacer un ritual. Con la sangre del gato, dibuja un pentagrama e invoca al diablo para hacer un pacto, ella le pide ser muy bella a cambio de su alma.
Al día siguiente cuando despierta, se siente diferente, ve sus manos y todo su cuerpo delicadamente fina, muy contenta de un salto va a verse al espejo, su sorpresa fue mucha más que contenta, era una mujer muy bella. Rosa saltaba de felicidad, cantaba, bailaba… era hora de empezar de nuevo.
Se alista ir a la ducha… al momento de lavarse el cabello, toca la parte de su nuca y siente un ojo, una nariz, al tocar sus labios, está la muerde el dedo y le susurra diabólicamente: - Ten cuidado tonta!... Rosa sorprendida y muy asustada se dirige a verse en el espejo, levanta su larga y fino cabello rubio… ve un rostro espeluznante, este le sonríe y Rosa pega un grito muy fuerte del susto y cae desmayada de la impresión.
Una voz le susurraba tenebrosamente repetidas veces… - Oye tonta despierta!, Rosa al despertar, pensó que fue solo un sueño. Y se vuelve a ver a ver en el espejo; ahí estaba ese rostro espeluznante, que le sonreía diabólicamente… Rosa resignada de su maldición, llorando le dice al rostro: - Que quieres de mí, - Déjame en paz!. El rostro le responde con su voz siempre tenebrosa: - Tengo hambreeee!; - Quiero comer carne, pero humana. – Solo así, te dejare tranquila y hacer tu vida. Rosa le dice: - Cómo voy a hacerlo?, el rostro le responde: - Tienes un arma que atrae hombres, tu belleza. - Tráelos aquí, - Los matas y me harás un rico estofado. Rosa: - No lo hare!. El rostro empezó a susurrarle muchas veces: - Tengo hambreee – Tengo hambreee… Rosa muy cansada de oír su voz tenebrosa y risa malévola, decide hacerlo.
Rosa piensa en sus ex compañeros de la Universidad, que se burlaron de ella. Trata de encontrar al apuesto Marcos, era el que más se burlaba de ella... al verlo, lo seduce. Marcos al ver una mujer tan bella, la invita a cenar; pero Rosa le susurra al oído sensualmente: - Mejor vamos a mi departamento, - Yo invito la cena. Marcos acepta muy contento.
Rosa le invita un trago, en la tercera copa aprovecha el momento para envenenarlo, mientras Marcos se sentía mal; Rosa le hace recordar sus burlas y le enseña el rostro espeluznante que llevaba en su nuca, Marcos cae muerto aterrorizado. Rosa descuartiza el cuerpo y prepara un estofado, da de comer al rostro por unos días. Este queda satisfecho, y la deja en paz.
Pasado un tiempo, vuelve a tener hambre, y otra vez atormenta a Rosa que le de comer, haciéndose muy rutinario, el rostro malévolo tenía hambre cada vez más y más seguido.
Hasta que un día; andaba muy apurada y al dar la vuelta una esquina se choca con José, Rosa lo reconoce y le dice en voz baja José, este sorprendido le responde: - ¿Me conoces?. Rosa se queda en silencio, recoge sus cosas caídas y se va rápido.
En el camino el rostro le dice: - Sentí tu corazón latir al ver a ese muchacho, - Lo veo delicioso, lo quiero. Rosa le dice: - Por favor no me pidas eso, - El no… el rostro responde: - Si me das a ese muchacho, te dejare en paz para siempre. Al no recibir respuesta de Rosa, este lo atormenta toda la noche. Rosa pensó en aquél día que lo vio con su novia; le dice: – Ya basta! – Esta bien, – Te lo daré; - Solo espero que cumplas tu promesa y me dejes en paz. El rostro malévolo la dejo tranquila por el momento.
Al día siguiente, Rosa se las arregla para contactar con José, es un poco difícil invitarlo pronto a su departamento, ya que es un chico distinto a los demás, noble y de buen corazón, ambos charlan muy amenamente, ríen, ven que tienen muchas cosas en común, José le cuenta que había terminado con su novia, Rosa se olvidó de todo, vivía el momento más bonito de su vida, quería tenerlo para siempre. Se hace un poco tarde y José la acompaña hasta su departamento, Rosa lo invita a pasar muy amablemente, José un poco nervioso acepta la invitación, Rosa ofrece algún trago pero José no es de beber alcohol, solo le pide agua. José se alista para marcharse, pero Rosa lo detiene y aprovecha el momento para besarlo, el cual José muy nerviosamente corresponde y se dejan llevar por el momento y hacen el amor, después de una noche de pasión, ambos se quedan dormidos muy cansados.
El rostro muy enfadado al no tener su comida, observa muy furioso a José mientras dormía, José sentía una respiración muy fuerte en su cara, al abrir los ojos, en vez de una bella mujer observa un rostro espeluznante, lo estaba oliendo y saboreando... José muy asustado, cae de la cama y huye rápidamente... Rosa despierta por el ruido y ve a José huir muy asustado.
El rostro le habla: - Chica tonta, dejaste ir a mí comida… Rosa llora desconsoladamente, sabe que nunca podrá ser feliz, su belleza era su maldición.
Así que decide suicidarse, va a la cocina y coge un cuchillo, y con la ira que tenía se clava en la nuca, la cara horripilante daba gritos espeluznantes que despierta a todos los vecinos, asustados se dirigen al departamento de Rosa, la mujer que todos conocían por su hermosura y elegancia, yacía muerta en el piso encima de un charco de sangre, su hermosa cabellera rubia cubría su bello rostro, pero el cuchillo descubría su horrible rostro, enseñando una sonrisa malévola.
submitted by JuanClemente40 to espanol [link] [comments]


2020.08.17 18:59 rubi_babe Necesito algun consejo y opiniones de gente que no me conozca para ver su punto de vista.

Soy una chica de 19 años. Soy de Tamaulipas, México. Estoy en ese típico momento en donde no se que hacer de mi vida. Intente entrar a la universidad el año pasado, en Septiembre del año pasado, no me gusto la carrera y la deje en Enero de este año. Mientras estudiaba, trabajaba en la empresa de mi papá y también lo odio, actualmente sigo trabajando aquí, ya llevo un año.
Realmeeeente lo odio como no tienen una idea, mi cerebro no procesa y no divide eso de "familia/trabajo" y en el trabajo tengo muchos problemas con mi papá, así que ya no quiero verlo en todo el fin de semana. Siento que me estoy quedando atrás, mi hermana mayor se mudara a la casa de su novio este fin de semana y mi hermano que es un año menor que yo logró entrar a la UANL en Monterrey, a una Ingeniería. Estoy planeando hacer el examen para Psicología ahí mismo, pero realmente estoy en un 70% y 30%. Si me gustaría entrar, desde pequeña siempre me ha intrigado la carrera y al largo de mi vida he investigado mas y mas sobre ella, pero por ahora no me da tiempo de estudiar, trabajo hasta las 8 pm aquí en el negocio y les juro que con todo el estrés no me dan nada de ganas. Ustedes dirán, si realmente quisieras entrar no te importaría desvelarte estudiando. Ese es el 30% del que hablo, no estoy convencida al 100% porque no me creo capaz de poder con una carrera tan alta. Realmente siento que no tengo vocación ni razón de seguir viviendo, no he encontrado poder hacer lo que me gusta porque no salgo de este estúpido trabajo en el que estoy. Me siento tan presionada porque pronto cumpliré 20 y se que en el trabajo en el que estoy no voy a poder superarme, pero tampoco se en que soy lo suficientemente buena para hacerlo. Tampoco es que en mi ciudad haya muchas maneras de superarme. Todos los trabajos que veo en linea son en fabricas explotadoras en donde ganan menos de lo que yo gano, asi que no seria una buena opción.
Tenia planeado tomar cursos para así probar diversas cosas y encontrar lo que me apasiona, pero con el trabajo me carga la semana entera y no me da ni tiempo de dormir. Odio mi trabajo y lo que definitivamente se es que jamás quiero volver a trabajar en una oficina administrativa.
submitted by rubi_babe to AskRedditespanol [link] [comments]


2020.07.19 23:25 ernsthemingway Ricardo Arjona o el arte de hacer poesía con rimas insulsas

Ricardo Arjona o el arte de hacer poesía con rimas insulsas
https://preview.redd.it/8ltg2tigovb51.jpg?width=400&format=pjpg&auto=webp&s=b41b3179cef47df8ad714d44590a41e2a9f1f2f9
Edgar Ricardo Arjona Morales, mejor conocido como Ricardo Arjona, nacido en Jocotenango, Guatemala el 19 de Enero de 1964. Todo un personaje polifacético: Licenciado en Comunicación Social, docente aficionado, basquebolista profesional (jugó en las Ligas Mayores de su país), pero por sobre todas las cosas… Poeta, cantante y músico bohemio… de cuarta (es una de sus facetas mas terribles que voy a resaltar aquí).
Comenzó a cantar profesionalmente desde 1985, saltó a la fama internacional en 1992 con el disco Animal Nocturno. Arjona durante toda su carrera como cantautor solo se ha servido de crear rimas insulsas disfrazándolas como historias profundas con gran contenido personal y social como podemos ver en estos videos.
https://youtu.be/lY6doOcRVGQ
https://youtu.be/ielvdtwnhuk
https://youtu.be/U8KWh1WzQrs
Aparte de eso se las da de superstar cuando viaja a presentarse a algún país (sobre todo mi país, Venezuela que para él es una plaza segura para cantar) exige cosas absurdas como ron jamaiquino, galletas nepalíes o chocolate mexicano y además viaja con 400 guardaespaldas y 500 dobles para despistar a sus fans como si de un político importante se tratara Joder!!! ni gente como Pablo Milanés o Silvio Rodríguez andarían en esas cosas (con todo lo que son afectos al gobierno cubano).

Deconstruyendo las Letras de Arjona… Y ver por Que Apesta…
Una de las cosas que mas me ha intrigado fue el sentido de la profundidad de sus canciones y un grupo Anti-Arjona que me encontré en el Facebook, me ayudó un poco:
https://vimeo.com/18028148

Ella y Él Análisis hecho por Pekky Divya Marquez
Grado de apestosidad 8/10
Ella es de La Habana, él de Nueva York
Ella baila en tropicana, a él le gusta el rock
(OK, HASTA AQUI VAMOS BIEN…)
Ella vende besos en un burdel
Mientras el se gradua en U.C.L.A.
(SI, COMO NO. ME VAS A DECIR QUE UN TIPO QUE SE GRADUO EN UNA UNIVERSIDAD DE IVY LEAGUE (DE ESAS SUPER SIFRINAS A LAS QUE CUESTA ENTRAR) SE VA A CASAR CON UNA PROSTITUTA. PAJUO!!)

Ella es medio Marxista, él es Republicano
(OK, OTRO PROBLEMA… LOS REPUBLICANOS TIENDEN A TENER PROBLEMAS CON UNA PERSONA REMOTAMENTE COMUNISTA. ME VAS A DECIR TU QUE LA VAINA VA A RESULTAR).
Ella quiere ser artista, él odia a los Cubanos (PRIMERO QUE NADA, ODIAR A LOS CUBANOS SOLO POR FIDEL ES ABSURDO. Y ADEMAS QUE, ELLA ESTA BIEN PERO SU FAMILIA NO?)
El cree en la Estatua de la Libertad
Y ella en su vieja Habana de la Soledad

El ha comido hamburguesas
Ella moros con crisitanos
El, el champagne con sus fresas
Ella un mojito Cubano
(Y ESO QUE TIENE QUE VER?)
Ella se fue de gira a Yucatán
Y el de vacaciones al mismo lugar
(PENSE QUE LOS CUBANOS NO PODIAN SALIR DE CUBA… A MENOS QUE ELLA FUERA UNA CUBANA DE MIAMI. PERO NO PARECIERA QUE ESO ES LO QUE DICES!

Mulata hasta los pies, el rubio como el sol
Ella no habla Inglés y el menos Español (AJA, ENTONCES COMO COÑO SE VAN A COMUNICAR? POR SEÑAS?)
El fue a tomar un trago sin sospechar
Que iba a encontrar el amor en aquél lugar

Lo que las ideologías dividen al hombre
El amor con sus hilos los une en su nombre

Ella mueve su cintura al ritmo de un tan tan
Y él se va divorciando del Tio Sam
El se refugia en su piel… la quiere para él
Y ella se va olvidando de Fidel
Que sabian Lenin y Lincoln del amor?
Que saben Fidel y Clinton del amor?
(OK. QUIZAS SE OLVIDAN DE SUS IDEOLOGIAS, PERO YO TODAVIA TENGO PROBLEMAS CON EL IDIOMA Y CON COMO EL TIPO SE VA A FIJAR EN UNA PROSTITUTA).

Ella se sienta en su mesa, el tiembla de la emoción
Ella se llama Teresa y el se llama John
Ella dice hola chico, el contesta hello
A ella no le para el pico, el dice speak slow (PERO CLARO. NO SE ENTIENDEN! Y PARA COLMO ELLA HABLA Y HABLA CON UN TIPO QUE NO HABLA SU IDIOMA!)
El se guardo su bandera, ella olvidó los conflictos
El encontro la manera de que el amor salga invicto (EL SOLO? MACHISTA!!!)
La tomó de la mano y se la llevó
El Yanqui de la Cubana se enamoró (Y ELLA, ME IMAGINO, SE ENAMORO DE LAS POSIBILIDADES QUE PUEDE TENER DE ESCAPAR DE SU POBREZA CASANDOSE CON EL TIPIN!)

Lo que las ideologías dividen al hombre
El amor con sus hilos los une en su nombre

Ella mueve su cintura al ritmo de un tan tan
Y el se va divorciando del Tio Sam
El se refugia en su piel… la quiere para el
Y ella se va olvidando de Fidel
Que sabian Lenin y Lincoln del amor
Que saben Fidel y Clinton del amor

Ahora viven en Paris (COÑO ARJONA, UN MOMENTICO. AL MENOS NOS HUBIERAS ADVERTIDO QUE LOS DOS HABLABAN FRANCES!)
Buscaron tierra neutral (MIRA MIJO, HAY MUCHOS CUBANOS EN MIAMI! NO SEAS IGNORANTE!)
Ella logro ser actriz, el es un tipo normal
Caminan de la mano, calle Campos Eliseos
Como quien se burla del planeta y sus vicios
(O SEA, ME IMAGINO QUE LAS FAMILIAS NO LOS ACEPTARON, Y POR ESO TUVIERON QUE IRSE A PARIS. AHORA BIEN, QUE PASO. EL PANA LE PAGO LA CARRERA Y LOS CURSOS DE COMO SER “DAMA” EN PARIS?
DE PANA, QUE EL CARAJO DEBIÓ HABER VISTO PRETTY WOMAN UN MILLON DE VECES Y DECIDIO HACER SU PROPIA VERSION… LO CUAL HABLA VOLUMENES DE SU ORIGINALIDAD!!!)
https://youtu.be/-apU2sviHCM
Historia de Taxi Análisis hecho por Efraín Quillén
Grado de Apestosidad 9/10

Eran las diez de la noche piloteaba mi nave
Era mi taxi un VolksWagen del año 68
(OOOOOH SI, TREMENDA NAVE... SEGURO LE GUSTA A TODAS LAS NENAS)

Era un dia de esos malos donde no hubo pasaje
Las lentejuelas de un traje me hicieron la parada
Era una rubia preciosa llevaba minifalda
El escote en su espalda llegaba justo a la gloria
(WOW QUE POETA.. JUSTO A LA GLORIA... APARTE, UN VESTIDO DE LENTEJUELAS??? SERÁN ASI DE CHABORRAS LAS PUTAS GUATEMALTECAS? )

Una lagrima negra rodaba en su mejilla
Mientras que el retrovisor decia ve que pantorrillas
Yo vi un poco mas
(ESTO TIENE QUE SER LA RIMA MAS MIERDA DE LA HISTORIA... MEJILLA/PANTORRILLA... APARTE COMO SI EN LO QUE UNO SE FIJARA CUANDO VE UNA MUJER FUESEN LAS PANTORRILLAS.... QUE PEDAZO DE ANIMAL)

Eran las diez con cuarenta zigzagueaba en reforma
Me dijo me llamo Norma mientras cruzaba la pierna
(APARTE SE HACE PASAR POR TAXISTA MEXICANO... QUE ACASO NO HAY CALLES BONITAS EN GUATEMALA?)

Saco un cigarro algo extraño de esos que te dan risa
Le ofreci fuego de prisa y me temblaba la mano
Le pregunte por quien llora y me dijo por un tipo
Que se cree que por rico puede venir a engañarme
(UY QUE TRAGEDIA... VINO UN RICO MALOTE A ENGAÑARTE... ERES UNA TODA UNA VICTIMA... A LA GENTE NO LA ENGAÑAN POR RICA O POR POBRE, LA ENGAÑAN POR INCAUTA)

No caiga usted por amores debe de levantarse (le dije)
(SI, DEBE DE LEVANTARSE... DEBO DE LEVANTARME, DEBEMOS DE LEVANTARNOS... CERVANTES DEBE ESTARSE REVOLCANDO EN SU TUMBA)

Cuente con un servidor si lo que quiere es vengarse
(Y APARTE MATA TIGRES EL HOMBRE)

Y me sonrio
Que es lo que hace un taxista seduciendo a la vida
Que es lo que hace un taxista construyendo una herida
(CONSTRUYENDO UNA HERIDA TIENE COHERENCIA ESTO???)

Que es lo que hace un taxista enfrente de una dama
Que es lo que hace un taxista con sus sueños de cama
(SI ESOS SON SUS SUEÑOS DE CAMA...)

Me pregunte
Lo vi abrazando y besando a una humilde muchacha
Es de clase muy sencilla lo se por su facha
(HMMM.. SOY YO O AQUÍ SE PERDIÓ EL HILO DE LA HISTORIA?)

Me sonreía en el espejo y se sentaba de lado
Yo estaba idiotizado con el espejo empañado
(QUE LASTIMA QUE NO CHOCASTE... EN CUALQUIER CASO, SE VE QUE EL PANA TIENE MUY POCO AUTOCONTROL... SERA QUE NUNCA HABÍA VISTO UNA MUJER EN SU VIDA?)

Me dijo doble en la esquina iremos hasta mi casa
Después de un par de tequilas veremos que es lo que pasa
Para que describir lo que hicimos en la alfombra
Si basta con resumir que le bese hasta la sombra
(WOW, LE BESE HASTA LA SOMBRA... SOY ROLO DE POETA)
Y un poco mas
No se sienta usted tan sola sufro aunque no es lo mismo
Mi mujer y mi horario han abierto un abismo
Como se sufre ambos lados de las clases sociales
Usted sufre en su mansión yo sufro en los arrabales
(AAHHHHH OK... AHORA DESCUBRIMOS QUE ELLA REALMENTE NO ES POBRE, SINO QUE ES RICA, PERO SU ESPOSO SE CREE QUE PORQUE ES RICO LA PUEDE ENGAÑAR... ALGUIEN ME PUEDE EXPLICAR QUE DEMONIOS ESTA PASANDO EN ESTA CANCION??? APARTE, QUE TIENEN QUE VER LA CLASES SOCIALES CON EL SUFRIMIENTO AMOROSO? RESENTIDO!)

Me dijo vente conmigo que sepa no estoy sola
Se hizo en el pelo una cola fuimos al bar donde estaban
Entramos precisamente él abrazaba una chica
Mira si es grande el destino y esta ciudad es chica
Era mi mujer
(UY... NADIE SE LO ESPERABA VERDAD?)

Que es lo que hace un taxista seduciendo a la vida
Que es lo que hace un taxista construyendo una herida
Que es lo que hace un taxista cuando un caballero
Coincide con su mujer en horario y esmero
(TE LO MERECÍAS IGUAL POR GRILLERO)

Me pregunte
Desde aquella noche ellos juegan a engañarnos
Se ven en el mismo bar...
Y la rubia para el taxi siempre a las diez
en el mismo lugar
(OH SI, ASÍ SE RESUELVEN LOS CONFLICTOS... GRANDE ARJONA)
https://youtu.be/KV1BIauCpzY
Si el Norte Fuera el Sur Análisis hecho por Camilo Reyes, o sea YO
Grado de Apestosidad 7 /10

El Norte y sus McDonald's basketball y rock'n roll
Sus topless sus Madonas y el abdomen de Stallone
Intelectuales de bronceado, eruditos de supermercado
Tienen todo pero nada lo han pagado

Con 18 eres un niño para un trago en algun bar
Pero ya eres todo un hombre pa' la guerra y pa' matar
Viva Vietnam y que viva Forrest Gump
Viva Wall Street y que viva Donald Trump
Viva el Seven Eleven

Polvean su nariz y usan jeringa en los bolsillos
Viajan con marihuana para entender la situacion
De este juez del planeta que lanza una invitacion
Cortaselo a tu marido y ganaras reputacion

Nota: Aquí vamos bien. Arjona sencillamente narra los pros y contras de vivir en el Norte (Por eso digo que medio me gusta)

Las barras y las estrellas se adueñan de mi bandera
Y nuestra libertad no es otra cosa que una ramera
Y si la deuda extranjera nos robo la primavera
Al diablo la geografia se acabaron las fronteras

Si el Norte fuera el Sur
serian los Sioux los marginados
Ser moreno y chaparrito seria el look mas cotizado
Marcos seria el Rambo Mexicano
Y Cindy Crawford la Menchu de mis paisanos
Reagan seria Somoza
Fidel seria un atleta corriendo bolsas por Wall Street
Y el Che haria hamburguesas al estilo double meat
Los Yankees de mojados a Tijuana
Y las balsas de Miami a la Habana, si el Norte fuera el Sur

Nota: Aquí es que se empieza a complicar la vaina:

¿Quien es el para criticar las penurias de los nativos de América? Desde el Encuentro de Colón al Nuevo Mundo, los aborigenes (incluidos los de Norteamerica) han sufrido maltrato, discriminación, persecución, etc. para que este carajo ponga por encima las desgracias de los aborígenes latinoamericanos con la de los norteamericanos. Ya que todos somos iguales ante la Historia.
Es injusto comparar héroes de ficción norteamericanos con líderes subversivos latinoamericanos. O utilizar a líderes de la izquierda haciendo cosas que suelen hacer los derechistas. Ellos de por sí son mas iconos capitalistas que comunistas.

Seriamos igual o tal vez un poco peor
Con las Malvinas por Groenlandia
Y en Guatemala un Disneylandia
Y un Simon Bolívar rompiendo su secreto
Ahi les va el 187, fuera los Yankees por decreto

Nota: Que yo sepa. Bolívar, lo único (fuera de sus heroicas hazañas) extraordinario que hacía era correr tras las mujeres (eso causo que muriera a tan temprana edad).

Las barras y las estrellas se adueñan de mi bandera
Y nuestra libertad no es otra cosa que una ramera
Y si la deuda extranjera nos robo la primavera
Al diablo la geografia se acabaron las fronteras

Si el Norte fuera el Sur, seria la misma porqueria
Yo cantaria un rap y esta cancion no existiria

Nota: Preferiría que cantara un rap o una versión de algún compositor venezolano, a que creara un versos ridículos pseudo-izquierdista en que Reagan y Somoza se confunden. Por que para mí SON LA MISMA VAINA.
https://vimeo.com/17795219
De Ves en Mes Análisis hecho por Mago Fernan
Grado de Apestosidad 10/10

De vez en mes te haces artista
Dejando un cuadro impresionista

(Metaforizar una menstruacion con el impresionismo no se le hubiera ocurrido ni al mas bizarro de los poetas beat... o si, pero hubiera sido una genialidad mientras que en vos es.... un asco)
Debajo del edredón

De vez en mes con tu acuarela
Pintas jirones de ciruelas
Que van a dar hasta el colchón

(Acuarela- ciruelas, rima barata...Jirones de ciruelas! al periodo!!! Permiso... voy a vomitar)

De vez en mes un detergente
Se roba el arte intermitente (detergente- intermitente... rima barata)
De tu vientre y su creación,
Si es natural cuando eres dama (Si, eso si, es mucho mas natural que menstrues cuando eres Dama que Caballero, como no.)
Que pintes rosas en la cama (Rosas en la cama.... Dios querido)
Una vez de vez en mes…

De vez en mes
La cigüeña se suicida (La cigueña se suicida y el repollo se marchita y la semillita se seca... etc etc etc)
Y ahí estas tú tan deprimida
Buscándole una explicación

De vez en mes
El cielo te roba el milagro (Por que el cielo? Que tiene que ver la esfera celeste con el periodo de fertilidad?)
El tiempo te hace un calendario (El tiempo te hace un calendario? Y eso que querra decir?)
De una vez, de vez en mes

De vez en mes
Tú me propones
Huelga de hambre (Lo que te propondra es abstinencia, no huelga de hambre)
Yo algo de imaginación. (Eso es lo que propones o a lo que te resignas?)

De vez en mes la luna nueva (Se ve que la niña no menstrua en cuarto creciente)
Viene a quitar lo que renueva (Quitar lo que renueva? Renovar lo que quita? Da lo mismo, bah!)
Y a colocar otra ilusión

De vez en mes soy invisible
Para intentar en lo posible
No promover tu mal humor (esta estrofa no esta tan mal... es mediocre, pero en tu caso es una honrosa excepcion)

De vez en mes no hay quien te aguante
Y es tu pecado estar distante
Y otro peor quedarme ahí(Que quiere decir pecado estar distante? pecado para quien? para ella? y que el se quede alli tambien es un pecado peor? para quien? No entieendooo!))
Y aunque hay receso obligatorio
Y el cielo se hace un purgatorio (El cielo un purgatorio... no es buena analogia. La logica hubiera sido un infierno pero en ese caso no hubiera rimado con obligatorio)
Te amo más de vez en mes

De vez en mes
La cigüeña se suicida
Y ahí estas tú tan deprimida
Buscándole una explicación

De vez en mes
El cielo te roba el milagro
El tiempo te hace un calendario
De una vez, de vez en mes

De vez en mes
Tú me propones
Huelga de hambre
Yo algo de imaginación.

De vez en mes
Tu vientre ensaya para cuna (Es una forma bonita- y cursi- de decir que se prepara para procrear. Aunque eso no es lo que ocurre cuando se menstrua, sino todo lo contrario... o ahora estamos hablando de la ovulacion?)
Tu humor depende de la luna (Vuelta a interferir los astros!)
Y yo te quiero un poco más (Aqui es donde hacer notar tu parte mas tierna... que no es el cerebro, como hubiera podido creer alguno)

De vez en mes
A ti te da por tomar siestas
A tus hormonas por las fiestas (fiestas? las hormonas de fiesta? Ah. la rima es para siesta perdon)
Y el culpable siempre yo (Culpable de las fiestas, de las siestas o de escribir canciones como estas? Bueno, he podido rimar yo tambien!!!)

De vez en mes
No hay más reloj que el de tu cuerpo
No hay más luz que la que das (Luz? Procurare contar con una mujer en esos días para los reiterados cortes de energía que azotan mi ciudad)
Es impresionante toda la rima barata que hay en sus canciones y eso no es todo plagia ideas de cantautores mas respetables:
Vivo justo detrás de la esquina no me acuerdo si tengo marido si me quitas con arte el vestido te invito al champan… (…) y después, para que mas detalles ya sabéis.. copas, risas, excesos ¿Cómo van a caber tantos besos en una canción?”
Joaquín Sabina - Peor Para el Sol 1992
Me dijo doble en la esquina iremos hasta mi casa después de un par de tequilas veremos que pasa para que describir lo que hicimos en la alfombra si basta para resumir que le besé hasta la sombra
Ricardo Arjona - Historia de Taxi - 1994
Así que Arjona, deja de ser un poeta de baño y vuelve a algunas de tus antiguas facetas (como la de basquebolista que ibas muy bien) y dejale el trabajo a poetas de verdad (Grande Jorge Drexler!!!)
Les dejo un video desconocido de una canción que sonó mucho aquí en Venezuela en la voz de un jovencísimo Arjona (1000 bolívares fuertes de premio para el que recuerde quien la interpretaba originalmente y en que época[fue tema de fondo en una telenovela de ese tiempo]):
https://www.youtube.com/watch?v=FdqoiV4-kQk
submitted by ernsthemingway to u/ernsthemingway [link] [comments]


2020.06.25 04:18 maniantico92 No es mi problema

Recordando pude encontrar un titulo afín a ésta anécdota. Enero o febrero, no sé; pero te puedo asegurar que se trataba de un día muy frio, y un servidor bastante frito en todos los aspectos. Aún borracho, salí en la mañana para dirigirme a otro lugar donde quedarme. Estando en Guadalupe, limitando con Juarez caminé a la estación donde conecta la ruta con el metro. Caminé cuarenta minutos entre respiros irregulares, la nariz roja y los pies mojados por el agua helada, misma que se colaba por el cuero de mis tenis. Mientras pensaba con quien podría pasar el rato, a sabiendas que no tendría ni un peso, ni nada que ofrecer más que mi tiempo y mi cuerpo. Odiaba sentirme patético ante mis amigos, conocidos y familiares. Aunque siempre sabía que después de situaciones de ese tipo, llega un punto en donde no se puede caer más, y buscas de nuevo la estabilidad emocional. Un trabajo, escuela , escribir, lo que fuera. Y luego, apenas encontrándola recaer de nuevo en la enfermedad y la miseria. Un circulo sin salida, del cual ya me había habituado desde hace años. Podría darme una vuelta al casino donde solía trabajar, si tengo suerte estará ahí la hostess que acostumbraba saludarme con un abrazo, y un beso húmedo. Bella; de ascendencia inca, cabello castaño, y unos cuantos mechones platinados pero con cuerpo de veinteañera . Quise suspirar, cosa que no pude hacer por la congestión. Imaginaba mi pasado, tomando sus manos y ella respondiendo con sus dedos entrelazando los míos. Era su ''novio'', Liz bromeaba con sus compañeras abrazándome. Yo respondiendo a su cariño, malinterpretando la confianza, como todo hombre. Siempre optaba por nunca averiguar su intención, ni la de ninguna mujer. Una visión idealista del amor nunca funciona, al menos no funcionó mi. El dolor, el rechazo te obliga a ver la realidad como tal. Liz casi tenía la edad de mi madre, y dos hijos. Ahora no sonaba mala idea un romance e incluso algo más serio. Llegaría con el pretexto de cobrar mis doscientos pesos de liquidación, y me toparía con ella. No con la tatuada, ni con la host del novio posesivo. A ella le tocaría el turno de mañana, sea entrando o saliendo, es igual. Pero allí estaría. Conversando, compartiendo unas papas con carne, acomodándome el cuello de la chaqueta, y tocando un rostro frio y enrojecido, sintiendo sus largas uñas descansar sobre mi piel cicatrizada. Trataría de convencerla de dejarme pasar una noche, sin parecer que llevo varios días viviendo entre calles, la central y el parque alamey. Había tenido la fortuna de dormir los últimos días bajo techo, y me sentía con suerte. Como dije, la realidad no tardó en traicionarme estando a unos pasos de mi ex trabajo. ¿Y ahora que? Tendría que hacer todo el papeleo, para que me suelten la feria. Si no esta Liz tendría que esperar varias horas hasta tarde. Suponiendo que logro convencerla, y me la paso en su casa. ¿Que me esperaría ahí? Una chica adolescente mirándome, torciendo la boca y preguntando a su madre quien soy. Un niño diciéndome ''señor'', mirando hacia arriba con su juguete en la mano. Tal vez estaría durmiendo junto a Liz en su sofá abrazándome, después de jugar un poco con su hijo. El señor de la casa llegaría esperando la cena, y al encontrarme me echaría a patadas sin siquiera haber tenido contacto sexual con ella por la apatía. O peor aún. Me presentaría con su esposo, y el me saludaría amistosamente porque es inteligente y sabe que no soy nada para ella. Desistí, y me volví de nuevo a la avenida. Tengo otro amigo viviendo cerca, a casi una hora caminando de donde me encontraba. Tiene televisión por cable, y probablemente tenga cerveza. Al recordar que su casa era un congelador, decidí darle una sorpresa a la familia probablemente se acercaba el cumpleaños de alguien y habría reunión. A duras penas completaba el pasaje de la ruta y el metro. Sabía que llegando al centro de Monterrey, caminaría otra hora para llegar con ellos. Comida, agua caliente, una cerveza y un techo hasta que mejore el clima, y de ahí no sé. Solo me tragaría las preguntas de siempre ¿Como has estado?, ¿Sigues trabajando?, ¿Y la escuela? Después recibiría con mucho aprecio la cortesía casi obligada que me ofrece la amorosa familia. Entré a la estación del transmetro, dirigiéndome a donde tenía que echar las monedas y las eché. Las escuché caer hasta el fondo del tragamonedas, mientras el ruido me aturdía. Apenas traté de atravesar el frio torniquete, y sentí un duro golpe que me sacó el aire. Este ni siquiera se movió, lo empujé otra vez y se acercó el guardia de seguridad. Un sujeto agradable. -Disculpe señor, me puede ayudar, es que no puedo pasar. -No puedes entrar así-dijo-al verme perdiendo el equilibrio-. -¿Así como?-dije-no le estoy faltando el respeto a nadie, mucho menos la ando cagando, solo quiero irme a mi casa. -Mírate como andas, mejor agarra un camión. Nadie se puede subir en estado de ebriedad, le pido de favor que se retire, si no me veré obligado a hablarle a la patrulla. Al menos fue cortés, y lo hubiera hecho de no tener la necesidad. -Compa, el torniquete se tragó lo que me quedaba de efectivo ¿Como voy a regresar entonces? Tíreme paro se lo suplico. -Ese no es mi problema, le pido de favor que se retire. Enfurecí. -No me voy a ir hasta recuperar mis monedas. -Entonces voy a hablarle a la patrulla. Sacó su radio. -Usted es el que me está robando. No respondió, estaba preparando mi puño pero vi su otra mano en la cintura sosteniendo un gas pimienta. Me preguntaba si los entrenaban para ese tipo de situaciones, y quien llegaría primero. Si fallaba me iría igual a transito con los ojos maltrechos, dejando ileso al hijo de su puta madre. Apenas le di la espalda con resignación, y vi la silla de carta blanca, atada con un alambre que usaba de asiento. Un modesto teléfono, conectado al toma corriente descansaba ahí. Caminé hacia la silla y le di una patada con todas mis fuerzas. Vi el teléfono, y la silla volar escasos metros, ni me molesté en ver donde cayeron. Crucé la avenida riendo mostrandole los dientes chuecos al guardia. El se limitó a mirarme con el ceño fruncido vociferando en su radio. Caminé rumbo a la siguiente estación, y me salté el torniquete. Definitivamente seguía con suerte.
2
De esas raras veces que amanecí con una resaca ligera, sin nauseas. Las cosas nunca mejoran, la nostalgia hace mella en las tripas, en el espíritu, y te engaña. Una bonita forma de aceptar la resignación. Viendo el pasado como una mejor época, sin darte cuenta que en esa misma decías que era la misma mierda de ahora, y poco a poco vas glorificando tus malos días con pequeños detalles. No pude quejarme, la pasé bien anoche. Primera paga, un jale temporal, y un par de gramos de pase. Me lavé la cara, los dientes, usando solo una gota de pasta dental para no estropear el gusto, pensaba tomar un café para paliar un poco la depresión. Hice unas cuantas gárgaras cabeza arriba, y con la garganta aun adormecida escupí una espuma roja como flor de jamaica. Acostumbraba siempre a cepillarme con violencia, y más si no recordaba nada de lo que hice la noche anterior. Arribé a un pequeño centro comercial que abrió hace poco acá en Garza Sada. De arquitectura sofisticada e iluminado con luz natural. Había un HEB, y al lado una cafetería de la misma tienda. Casi en frente un Sally Beauty, y a través del cristal sus vendedoras. Una, delgada y bonita. La otra, regordeta pero también bonita. La tercera no la vi, atendía a una madre, de esas que salen en la sección de sociales en el periódico. Ambas bonitas. En fin. Me dirigí a comprar un café, metí las manos en todos los bolsillos de mis jeans sucios. Veintitrés pesos decía la carta arriba de la caja, y en mi mano seis, y dos vellos púbicos. El bajón me hizo olvidar como iba a sobrevivir los siguientes días. Solo quería un café, y gastar las horas viendo la gente pasar, y esperar a que baje el sol. Quien sabe como le hice para desaparecer todo. Ni me esmeré en buscar culpables. Daba igual si fueron los municipales, algún jotillo o la mujer dañada a la cual le estaba invitando. No andaba tan pedo, ya que siempre acostumbro, a utilizar mucha coca y poco alcohol. Recurriendo al ultimo para bajar la ansiedad y los nervios. Nunca le encuentro sentido a quienes esnifan puntos para bajar la borrachera, o para quitar el hambre, o para permanecer despiertos. Muy común en usuarios comunes. No sirve para ninguna de esas cosas, y lo he comprobado. Me gustaba la adrenalina, la lucidez y la cara adormecida. Tan simple como la vida. Así como yo, el único sospechoso y culpable de mis pendejadas. Aunque seguía apostando, que fue algún gracioso, cuya intención era drogar a la borracha con la que andaba compartiendo fluidos, no con besos. Bueno si, pero no era ella sino la botella en la que estábamos bebiendo. Debieron de ser verdes o rivotriles.
Fingía esperar a alguien en una banca frente al área de cajas. De vez en vez, miraba a las mesas para ver quien era el primero en acabar su taza vespertina. El turno le tocó a dos rucos, bien vestidos y serios. El de anteojos, y con sobrepeso enrollaba los planos, el otro apagaba su laptop. ¿Ingenieros? ¿Arquitectos? ¿Accionistas? El gesto severo les hacía ver importantes, para mi lo eran. Ya que ansiaba el vasito de cartón, con la etiqueta pegada del refill de todo el día de hoy, que justo se encontraba en la cima del contenedor. Tomé el vaso, mirando furtivamente hacia todos lados. Era tan malo como robar, y tenían razón. El café de veintitrés, costó millones de inversión para que estuviese ahí. Ganancias y perdidas diarias. Acciones subiendo y bajando. Horas de estrés y desvelo. El dejar de ser un ser humano pensante, para convertirte en ese monstruo que llaman empresario o emprendedor. Hasta la basura debía ser capitalizada para un plan de emergencia, en caso de liquidación. La seguridad privada se encargaba de eso. De vigilar, y repeler cualquier amenaza. Limosneros, perpenadores, vendedores ambulantes, músicos callejeros, competencia. Todos peligrosos. La élite y su deber de dividir a la población, con la filosofía barata del éxito, del amor propio. Los pobres, felices con la ilusión de tener millones,competir y sobresalir, y su mentalidad millonaria. Los ricos, más astutos que inteligentes. Expertos en la avaricia, la ciencia que llaman economía. Los millones no valen nada cuando tienes todo el mercado, eso no se lo dicen al resto. Mas bien no es necesario, si se tiene todo bajo control. Y eso lo ves en las universidades, donde sus egresados son adoctrinados para pelear en el mundo empresarial, y no para progresar intelectualmente. Praxeología, la ley del más fuerte. Puto neoliberalismo. Pero quien soy yo para decir, escribir, y dar opiniones. Soy un adicto, una persona inmoral y desechable. Un ignorante. Sabía que estaba pensando con la voz, al ver miradas. Los ignoré, y vi como se dejaba caer, el delicioso chorro humeante que salía de uno de los termos cilíndricos. Café de chiapas, decía la leyenda. Sin crema, ni azúcar dije yo. Mi plan era quedarme hasta que alguno de los de seguridad me corriera. No pasó. Había recogido también una orilla de pizza. Era deliciosa, a pesar de los mordiscos y de haber venido de la basura. La salsa de tomate, discreta, en la marca dentada del pan le daba un toque dulzón. Estupendo con el café, casi gourmet. Observé, mientras bebía y rellenaba. Familias, parejas, estudiantes, hombres, mujeres. Toda una amalgama de personas. Siendo normales. Y felices. Las mismas preguntas de siempre. ¿Que hice mal? ¿Por qué no soy como ellos? Hace muchos años, encontré las respuestas. Pensar mucho, pero en nada realmente. Y pues, bastantes veces tuve la oportunidad. Con AA, NA, la iglesia católica, cristiana, la carrera y una mujer que trató de enderezarme, por mero capricho. ¿Inseguridad? Es lo que diría un ordinario. Mejor no saberlo. Me negaba a cavar mi propia tumba. A ser uno más. Moriría pudriéndome en el asfalto, por un pequeño sorbo de libertad, y una cucharada de la dulce miel de las artes. Nada menos. Las cajeras fijaron su atención, hablándose al oído. A veces movía los labios mientras pensaba. Hora de irme. Di unas vueltas más por el mall, con dos tipos siguiéndome. Justo a unos pasos de la escalera eléctrica. Llegaron jóvenes, vistiendo chalecos verdes. Limpios, impecables y sonrientes. Hablaban con la gente. No me preocupé, aprendí a vestirme bien para ahuyentar a vendedores y demás. No funcionó con ellos. No recuerdo como se llamaba. Creo que Alejandra. Las puntas del cabello, color fantasía, y unas manos clarificadas, y suaves; muy suaves. Me saludó, y le extendí mi mano áspera, por los químicos abrasivos que usaba en el jale. -Deja te explico quienes somos, supongo que has oído hablar de nosotros. Asentí diciendo que los conocía, de todas maneras lo hizo. Y recordé a Benny, de espécimen. Eran de greenpeace. Estaban recabando firmas para detener los pozos de gas y petroleo en alaska. Me contó sobre los logros. Y las nuevas problemáticas ambientales en el ártico. Lo lograron con Obama, ahora seguía Trump. Si viviera en alguna península, estaría realmente jodido. -¿Que piensas sobre que está pasando?-dijo enseñando unas fotos-la fauna está muriendo, mira como los osos polares mueren sobre trozos de hielo. -Sabía un poco, pero jamas vi a un oso en los huesos casi expuestos. La foto me perturbó bastante. Quería firmar, tenía también el presentimiento de que quería algo más. Por algo andaban merodeando en un lugar, de arquitectura sustentable. Y con la estética de mascotas, buscaban donadores y voluntarios. Me preguntaba si sabían sobre los horrores que vivían los activistas de pueblos originarios. Falsos. Bueno no. Solo estaba dividido con la clase media. Ya no tengo la edad, como para ansiar venganza de clases, son como yo, y yo como ellos. Pero no podía ayudarlos, estaba quebrado y me daba vergüenza decirlo, en especial a una mujer que me atraía. -Ayudas mucho con el simple hecho de que te interese-dijo- se ve que te importa bastante salvar el planeta. En otra vida lo hubiera hecho. Lo hice años atrás. Con los activistas alcohólicos, radicales, rompiendo vitrinas y pintarrajeando tiendas de mascotas. La chica se acercaba más y más. Discretamente daba pasos hacia atrás, y me seguía. No porque quisiese abandonarle. Disfrutaba jocosamente la verborrea. Su aliento cálido, agradable. Mientras yo apestaba a sudor, vistiendo la misma ropa de hace ocho años, no quería que me oliera. Tal vez lo sabía, y no le importaba. -Lo siento amiga, no traje mi tarjeta de nomina-dije-si quieres hago la firma en la pagina web. No tenía tarjeta, ni seguro social. -No te preocupes, pasame tu numero de teléfono, y whats. Anota el mio también. Platicamos en la noche, y nos conocemos ¿Que te parece? -Perdón, no tengo pila, no me sé el numero y traigo prisa. Su mirada cambió, se puso triste, eso creo. -Está bien-dijo con voz apagada-, de todas formas, gracias por tu tiempo. Salí de la plaza, los de seguridad ya no me seguían. No me sentí con ganas de hablar, dejando correr otra oportunidad. No lo creo. Aun así estaba seguro de que me porté como un idiota.
submitted by maniantico92 to u/maniantico92 [link] [comments]


2020.02.27 23:44 ELAQUELARREDEMAX EL DIABLO

Que tal buenas noches
les voy a platicar de una historia contada por mi propia madre y es que a mediados de los años 80s en los pueblos de mexico se usaba ir a los bailes de disco, antes los hombres cortejaban a las mujeres de invitarlas a salir e ir al baile y tenian que ir a pedirle permiso a la mama de la muchacha sin mas preámbulos pues se organizo un baile en el pueblo llamado delicias chihuahua el nombre del salon se llamaba TEXMEX ya que hoy solo quedan puras ruinas, mi madre me cuenta que habia una muchacha llamada karla que tenia muchas ganas de ir al baile pero su mama no la dejaba, ella hizo hasta lo imposible por ir al baile a tal grado de escaparse.
habia un chico en su escuela que le llamaba la atencion (estaban en la universidad) el muchacho se llamaba carlos, carlos era el chico mas atractivo de la uni y por azares del destino la invito a ir con el al baile a lo que karla con mucha emocion acepto.
pasaron los dias y karla como venia de una familia de bajos recursos economicos, no tenia para comprar un vestido y le dijo a la costurera de su vecindario que si le ayudaba a confeccionar uno. el dia del baile se llego y karla fue por su vestido y se cambio en casa de una amiga, le mintio a su mama para poder ir al baile le dijo que tenia que organizarse con sus amigas de la escuela para hacer un trabajo en equipo a lo que la mama acepto.
Carlos paso por ella a la casa de la amiga y cuando vio a karla con aquel vestido confeccionado le parecio hermosa, juntos llegaron al salon de baile donde se organizaba la fiesta, karla era la envidia de muchas mujeres ya que jamas se habia visto tan hermosa y deslumbrante.
conforme pasaba el tiempo ellos bailaban al compas de la musica, pero en eso el muchacho le comento a karla que tenia que ir al baño, a lo que karla fue y se sento a la mesa, pasaron los minutos y carlos no regresaba, karla al ver que carlos no venia suposo que se habia ido de la fiesta sin avisarle, a lo que se puso muy triste.
minutos mas tarde llego un hombre vestido de charro a sacarla a bailar a lo que ella soprendida por aquel apuesto joven y con aquella ropa singular acepto bailar, penso en su mente que no se le arruinaria la fiesta solo por que carlos la habia dejado ahi.
En ese momento se empezaron a apagar las luces del salon y ella volteo a ver los pies de aquel apuesto hombre, al ver sus pies noto que una pierna era de cerdo y la otra parecia tener forma de caballo, la chica grito fuerte mente y en eso sintio que su cuerpo se empezaba a quemar, todos en aquel baile presenciaron a luces bajas lo que parecia ser el mismisimo LUCIFER.
la gente corrio y salio del lugar como loca, karla quedo tendida en el piso con quemaduras, luego llevo la ambulancia y se llevaron a karla al hospital presentando quemaduras de segundo y tercer grado en todo el cuerpo.
Karla no volvio a ser la misma persona de antes, aquella persona sonriente y alegre que todos conocian, y aquella historia del charro del salon TEXMEX quedo para contarse...
Hoy en dia ese lugar esta en la ruinas

Asi que si alguna vez te invitan a salir primero mirale los pies no vaya a ser y te lleves una buena quemada.

PUEDEN VISITAR MI CANAL DE YOUTUBE LLAMADO ..EL AQUELARRE DE MAX
DONDE PODRAN ENCONTRAR HISTORIAS NARRADAS POR MI Y ALGUNAS HISTORIAS DE AQUI DE REDIT.
submitted by ELAQUELARREDEMAX to u/ELAQUELARREDEMAX [link] [comments]


2019.06.08 16:55 hva92 ¿Mudarse a Santiago después de vivir en Europa?

Hola a todos. Mi situación: mi papá es chileno, y yo también tengo la nacionalidad, aunque nací y crecí en Guatemala (aunque honestamente me siento identificado con Chile por la crianza que tuve - por ejemplo, siempre íbamos a una fonda para el 18, además que en mi casa él siempre miraba TV Chile. Todavía echo de menos la canción del pronóstico del tiempo y a Felipe Camiroaga)...
En fin, hace varios años me mudé de Guatemala a Alemania, y ahora estoy a punto de graduarme de la universidad. Pienso dedicarme profesionalmente a la seguridad informática.
Aquí en Alemania se vive bien, y no me puedo quejar. Las cosas simplemente funcionan. Sin embargo, no estoy seguro de querer vivir aquí el resto de mi vida. Me hace falta el calor y la espontaneidad en las personas y echo de menos hablar el español todos los días. Podría irme a España pero los salarios no son muy buenos. Y si voy a pasar hambre, pues mejor hacerlo en Latinoamérica jaja.

Regresaría a Guatemala si la situación allá no estuviera tan mal (la calidad de vida en la ciudad es horrible y es muy peligroso), así que estoy considerando irme a Chile.

¿Alguien aquí ha regresado a Chile (especialmente a Santiago) despues de haber vivido en Europa? ¿Cómo se vive en Santiago en general? Sé que la pega puede ser a veces un problema, pero como ingeniero informático con título de Alemania no creo que me cueste mucho encontrar trabajo.

Gracias de antemano :)

Edit: Preferiría irma a una ciudad más chica como Concepción, pero creo que la mayoría de trabajos en seguridad informática están en Santiago no?
submitted by hva92 to chile [link] [comments]


2019.05.14 03:01 Ayikro Do you know how to get out of here without lying to myself?

I'm going to use Google translator cause my anxiety level right now doesn't make me able to make a post in English
I beg you to don't reply with messages like "always there is a way out" or things like that, I don't believe in anything, I don't have hope on anyone but Fernanda and my cat.
I don't have any self-esteem nor trust in myself. Those points are what I am trying to improve, but is very hard when people is rude to you, when you loose people you love, when you know that people lies and betray you.
I'm very scared of posting this, don't know what to expect. This year I went to psychologist, but neither her could help me, and she were the same psychologist that I went when I was 12-16 yo.
Translated Let's say that my name is Pedro (I do not want to say my real name), I am almost 22 years old and I live in Madrid (Spain). From the age of 3 to 12 I suffered bullying continuously. At 12 I entered the institute, and even the teachers got involved with me, for which I tried to commit suicide. Shortly before that I started listening to rap (I mention it because it's something important). I am gifted, color blind, hyperlaxed, until October 2018 myopic (I operated) and I have not been diagnosed, but since 12 I suffer chronic depression, I can not think of another explanation. I always loved animals, books, computers and music, but the only thing I could study was computer science. Between the ages of 12 and 13 I had several episodes of suicide attempts as well as fights with my father, in which we both fought. In all of them, I ended up in the psychiatric hospital. From 13 to 15 years I was in a day hospital, where I met a very good friend, whom we will call Gonzalo, with whom I had a very deep friendship until I was 19 years old. Currently we talk occasionally, but we are very distant. At age 13 I started writing rap, and I have left it several times, although in the last month I have written 3 songs. At the age of 15 my parents divorced, I started dating a girl, whom we will call Inés, which provided me with the only moments of escaping the hell of going back to school, of living alone (my mother left home to living with her boyfriend and my father lived in his house, but after what I told you about the fights I wanted to see him I did not have), of not having money at all (Spanish crisis). In short, to escape from reality and live the most beautiful love story that can occur to me. I noticed Ines who was going into depression (and anorexia), I did what I could to keep her from falling, and I got it, I saved her from several suicide attempts when neither her parents cared about her. We cut the relationship to 2.5 years, but we returned months later another 2 and a half years. At that time I did a professional training in programming that was 9 months studying and 12 working for € 287 per month (Coritel). My family needed money, yes or yes. In the company I was in, I fell into depression again, when I had only been stable for a year and a half. In December I gave Agnes an ultimatum within 6 months to cut the relationship and prepare, I did not want to have to go through the situation of saving his life. I finished the internship and was locked up at home, almost without leaving, only playing the computer for 8 months, without counting concerts, which was the only thing that filled me, nor the university, in which I failed to not have done high school. In June of the year that I finished the internship, during those 8 months, a friend of mine (Alejandro we will call him) left him his girlfriend and became an alcoholic. I also took him out of his depression and got him not to commit suicide several times. He introduced me to a friend of his who was coiling (Carmen call her) and his friend's girlfriend, who did not know this (Nerea for example). I also got involved with Carmen 3 times, until I met Nerea and told her that I did not want to get involved with her again, that her girlfriend seemed like one of the best people I had ever met. The few people with whom I was related, except for these 3, stopped talking to me, in fact some began to treat me like the devil for reasons that even today I do not understand. By the way, I have a sister that I've always loved more than anyone else in the world, who has been practically speaking without talking to me for 2 years now and sending me to hell every time I try to talk to her. At least I know that this is not my fault because it has run out of friends. In January of the following year, Nerea and Carmen left him because Carmen's parents threatened to throw her out of the house because she was a lesbian. I had become friends with Nerea and we started practically daily, telling each other our sorrows and supporting each other. Alejandro was still hanging out with Carmen and I told him I did not want to know anything else. Nerea had to go to the other side of the country to work because she could not find work here. And we promised to see each other, as well as several trips to get out of the depression. From February to August she was in the other place, and we saw each other every two weeks, when she came, she said that she did it to see Carmen, but when she saw her she felt despised, deceived and everything. I fell in love with Nerea. In March Alejandro told me that he had started dating Carmen. I kicked him out of my house at that moment for having broken my trust and that of Nerea who was very far away from the person she loved (they had returned in a distant relationship). Alejandro disappeared from my life that night, after a month they also left the relationship. In July we did one of those trips Nerea, Fernanda and I (my best friend and roommate currently). Nerea and I went to bed, she telling me with a voice of love tremendously that she liked, ended the night well. After a week he went to see Carmen at a beach near where I had gone on vacation. She did not even remember me until the following Monday, when she sent me a very painful message. I took August to have nightmares, mourn the loss of Alejandro, my sister, all those people who had sent me to shit. Anyway, just horrible, but unpleasant, if it did not, it would burst. In September Nerea returned to our city, and we are still good friends, until December. What was it when he started dating Carmen, two months after I returned to my relationship with Alejandro. To this day Carmen is still lying, cheating and hurting Nerea and we have decided to stop talking to us because at the moment we only hurt ourselves despite wanting us a lot. Alejandro has betrayed me again, and I'm going to return it without him noticing and I'm going to sink him. My family passes from me. I have no dreams or hopes or aspirations from Coritel, I am working close to home in a boring job. I only have Fernanda, who tries to help me, but she can not even deal with her problems and tries to improve me. On the other hand, I have to pay my mother between 300 and 600 € a month to pay debts of the crisis and the inheritance of my grandmother, with which the savings I have is zero, and the possibility of becoming independent without breaking contact also .
What are my problems? I feel (and am) alone, empty, in a house that is not mine, but of my mother even if I do not live in it. I do not feel like anything, I do not enjoy food or music, I sleep badly and I want to be able to do all of that without antidepressants. Why? Because if I take them there are 2 options: either I become addicted to them and I can not leave them, or the day I start leaving them I will be like now. I do not find outputs, I'm going back to writing, forced to upload songs to YouTube and see if someone feels similar to me in any of those aspects. On the other hand I am teaching children, who give life. I'm also looking for people to go on Instagram, Tinder, old WhatsApp friends, friends of friends and concerts. But I do not connect with anyone and I do not want Fernanda to sink, which is close because of me. I thought about going to Barcelona, ​​changing my phone number and leaving everything behind, in fact it is my last plan. To this day I have not killed myself because I have a cat, it is the only thing that gives me life and I made a promise not to kill myself until she dies. If the day I die I'm not happy in other aspects, I'm going with her. But I want to find something. It is a huge struggle between my emotional, rational part and the pressure of "if I do it, I will hurt people". I'm in a dead end where I can only wait for a car to illuminate me, see me and say "you go up, I'll find you a home". I do not know what to do...
Original Digamos que me llamo Pedro (no quiero decir mi nombre verdadero), tengo casi 22 años y vivo en Madrid (España). Desde los 3 años hasta los 12 sufrí bullying continuamente. A los 12 entré en el instituto, y ya hasta los profes se metían conmigo, por lo cual me intenté suicidar. Poco antes de eso empecé a escuchar rap (lo comento porque es algo importante). Soy superdotado, daltónico, hiperlaxo, hasta octubre de 2018 miope (me operé) y no me lo han diagnosticado, pero desde los 12 sufrp depresión crónica, no se me ocurre otra explicación. Siempre me encantaron los animales, los libros, la informática y la música, pero lo único que he podido estudiar ha sido informática. Entre los 12 y los 13 años tuve varios episodios de intentos de suicidio así como peleas con mi padre, en las cuales nos pegábamos los dos. En todas acababa yo en el psiquiátrico. De los 13 a los 15 años estuve en un hospital de día, dónde conocí a un muy buen amigo, al que llamaremos Gonzalo, con el que mantuve una relación de amistad muy profunda hasta los 19 años. Actualmente hablamos de forma ocasional, pero estamos muy distantes. A los 13 años empecé a escribir rap, y lo he dejado varias veces, aunque en el último mes he escrito 3 canciones. A los 15 años mis padres se divorciaron, empecé a salir con una chica, a la que llamaremos Inés, la cual me proveía de los únicos momentos de escapar del infierno de volver al instituto, de vivir solo (mi madre se fue de casa a vivir con su novio y mi padre vivía en su casa, pero después de lo que os conté de las peleas ganas de verle no tenía), de no tener dinero para nada (crisis española). En fin, de escapar de la realidad y vivir la historia de amor más bonita que se me puede ocurrir. Le noté a Inés que estaba entrando en depresión (y anorexia), hice lo que pude para que no cayera, y lo conseguí, la salvé de varios intentos de suicidio cuando ni sus padres se preocupaban por ella. Cortamos la relación a los 2,5 años, pero volvimos meses después otros 2 años y medio. En ese tiempo hice una formación profesional en programación que era 9 meses estudiando y 12 trabajando por 287€ al mes (Coritel). Necesitaba dinero mi familia, sí o sí. En la empresa en la que estuve volví a caer en depresión, cuando sólo llevaba un año y medio estable. En diciembre le di un ultimátum a Inés en un plazo de 6 meses para cortar la relación y que se preparara, no quería tener que volver a pasar por la situación de salvarle la vida. Terminé las prácticas y estuve encerrado en casa, casi sin salir, únicamente jugando al ordenador durante 8 meses, sin contar conciertos, que era lo único que me llenaba, ni la universidad, en la que fracasé al no haber hecho bachillerato. En junio del año que acabé las prácticas, durante esos 8 meses, a un amigo mío (Alejandro le llamaremos) le dejó su novia y se volvió alcohólico. También le saqué de su depresión y conseguí que no se suicidara varias veces. Me presentó a una amiga suya con la que se estaba enrollando (Carmen la llamaremos) y a la novia de su amiga, la cual no sabía esto (Nerea por ejemplo). Yo también me lié con Carmen 3 veces, hasta que conocí a Nerea y le dije que no quería volver a liarme con ella, que su novia me parecía una de las mejores personas que había conocido. La poca gente con la que me relacionaba, exceptuando a estos 3, dejó de hablarme, de hecho algunos empezaron a tratarme como el demonio por causas que aún a día de hoy no entiendo. Por cierto, tengo una hermana a la que siempre he amado más que a nadie en el mundo, que lleva ya 2 años prácticamente sin hablarme y mandándome a la mierda cada vez que intento hablar con ella. Al menos sé que esto no es culpa mía porque se ha quedado sin amigos. En enero del año siguiente Nerea y Carmen lo dejaron porque los padres de Carmen la amenazaron con echarla de casa por ser lesbiana. Yo me había hecho amigo de Nerea y empezamos a quedar a diario prácticamente, contándonos nuestras penas y apoyándonos mutuamente. Alejandro seguía liándose con Carmen y le dije que no quería saber absolutamente nada más. Nerea tuvo que irse a la otra punta del país a trabajar porque no encontraba trabajo aquí. Y nos prometimos vernos, así como varios viajes para salir de la depresión. Desde febrero hasta agosto estuvo en el otro sitio, y nos veíamos cada 2 semanas, cuando ella venía, decía que lo hacía por ver a Carmen, pero cuando la veía se sentía menospreciada, engañada y de todo. Yo me enamoré de Nerea. En marzo Alejandro me dijo que había empezado a salir con Carmen. Le eché de mi casa en ese instante por haber roto mi confianza y la de Nerea que estaba decaída muy lejos de la persona a la que amaba (habían vuelto en una relación a distancia). Alejandro desapareció de mi vida esa noche, al cabo de un mes ellas también dejaron la relación. En julio hicimos uno de esos viajes Nerea, Fernanda y yo(mi mejor amiga y compañera de piso actualmente). Nerea y yo nos acostamos, ella diciéndome con una voz de enamorada tremendamente que le gustaba, acabó bien la noche. Al cabo de una semana se fue a ver a Carmen a una playa cerca de donde yo me había ido de vacaciones. Ni siquiera se acordó de mí hasta el lunes siguiente, en el que me envió un mensaje muy doloroso. Aproveché agosto para tener pesadillas, llorar la pérdida de Alejandro, de mi hermana, de toda esa gente que me había mandado a la mierda. En fin, simplemente horrible, pero desahogador, si no lo hacía, reventaba. En septiembre volvió Nerea a nuestra cuidad, y seguimos siendo muy buenos amigos, hasta diciembre. Qué fue cuando empezó a salir con Carmen, dos meses después de que yo retomará la relación con Alejandro. A día de hoy Carmen sigue mintiendo, engañando y haciendo daño a Nerea y hemos decidido dejar de hablarnos porque actualmente sólo nos hacíamos daño a pesar de querernos muchísimo. Alejandro me ha vuelto a traicionar, y se la voy a devolver sin que se dé cuenta y le voy a hundir. Mi familia pasa de mí. No tengo sueños ni esperanzas ni aspiraciones desde Coritel, estoy trabajando cerca de casa en un trabajo aburrido. Sólo me queda Fernanda, que me intenta ayudar, pero no puede con sus problemas ni siquiera e intenta que yo mejore.
¿Cuáles son mis problemas? Me siento (y estoy) solo, vacío, en una casa que no es mía, sino de mi madre aunque no viva en ella. No tengo ganas de nada, no disfruto ni de la comida ni de la música, duermo mal y quiero ser capaz de hacer todo eso sin antidepresivos. ¿Por qué? Porque si los tomo hay 2 opciones: o me vuelvo adicto a ellos y no los puedo dejar, o el día que empiece a dejarlos estaré como ahora. No encuentro salidas, estoy volviendo a escribir, forzado para subir canciones a YouTube y ver si alguien se siente similar a mí en alguno de esos aspectos. Por otro lado estoy dando clases a niños, que dan la vida. También estoy buscando gente para salir por Instagram, Tinder, antiguos amigos de WhatsApp, amigos de amigos y conciertos. Pero no conecto con nadie y no quiero que Fernanda se hunda, que está cerca por mi culpa. Pensé en irme a Barcelona, cambiar de número de teléfono y dejar todo atrás, de hecho es mi último plan. A día de hoy no me he suicidado porque tengo una gata, es lo único que me da vida y me hice la promesa de no suicidarme hasta que ella se muera. Si el día que se muera no soy feliz en otros aspectos, me voy con ella. Pero quiero encontrar algo. Es una lucha enorme entre mi parte emocional, racional y la presión de "si lo hago, haré daño a gente". Estoy en un callejón sin salida en el que sólo me queda esperar a que un coche me ilumine, me vea y diga "te subes? Te encontraré un hogar". No sé qué hacer...
submitted by Ayikro to helpme [link] [comments]


2018.11.30 19:06 justablondeguy Lección de Australia, tras 27 años sin recesión: "A la Argentina no le conviene el proteccionismo"

Leer artículo original en Ámbito.com

La comparación es permanente: la Argentina y Australia son dos países con muchas similitudes, pero con realidades diferentes. En especial, desde las reformas económicas encaradas por esa nación a finales de los 80, que le permitieron un crecimiento constante para alcanzar el récord mundial de 27 años consecutivos sin recesión. Esos espectaculares resultados llevaron al Gobierno de Mauricio Macri a pensar en el “Plan Australia”, tal como había adelantado Ámbito Financiero en 2016. Dos funcionarios -entonces poderosos- como Gustavo Lopetegui y Mario Quintana, recibieron la orden presidencial de explorar el caso para poder extrapolarlo a la Argentina. Algunas decisiones se tomaron, como el estudio del sistema de educación técnica australiano, pero las urgencias autóctonas no dejan espacio para el largo plazo.
“Es obvio que hay cosas en común. Son dos países con un territorio muy grande, una población relativamente chica, la gran mayoría descendientes de inmigrantes, con grandes recursos, tenemos un sistema federal y hasta jugamos rugby. Pero es un gran error -a veces me asusta cuando lo leo- decir que la Argentina tiene que seguir el modelo de Australia. Yo no utilizo la palabra modelo. Creo que es simplemente de sentido común mirar lo que hizo un país como Australia, con un perfil económico bastante parecido al de la Argentina. Tomar lo que conviene y dejar lo que no”, dijo a este diario Noel Campbell, embajador australiano en la Argentina.
Con la salvedad de no “copiar” modelos, resulta interesante conocer los detalles que llevaron a un país periférico a codearse con las grandes potencias.

Pregunta: ¿Cómo se decidió el cambio económico australiano?
Noel Campbell: Entre los años 80 y los 90, hubo un cambio profundo en el país que hizo que adoptáramos una nueva filosofía económica. Éramos un país bastante protegido, un poco como la Argentina, y se decidió dejar todo eso atrás. Los dos partidos principales (N. de R.: Laborista y Liberal) estuvieron de acuerdo, por lo que hubo un consenso a nivel nacional. Ese fue un factor imprescindible. El segundo factor importante fue explicar a la gente el porqué de las reformas, dónde se quería llegar, cuál era el proceso y cuánto tiempo llevaría. Además, hubo que explicar qué tipo de protección social se iba a dar en el proceso de cambio. Muchos sectores desaparecieron. Algunos, en el que éramos bastante fuertes como el textil y el automotor.

P.: ¿Por qué decidieron eliminar esos sectores?
N.C.: Nos dimos cuenta de que la mano de obra era demasiado cara, no éramos competitivos. Ese fue el motivo principal. Por eso, el Gobierno decidió que los sectores en los que no podíamos ser competitivos tenían que desaparecer.

P.: ¿Qué medidas se tomaron?
N.C.: Había aranceles de importación bastante altos. Iba contra la filosofía de abrir la economía australiana. Se bajaron o eliminaron aranceles, se quitaron subsidios a los sectores no competitivos, se decidió dejar flotar el dólar australiano, hubo desregulaciones para hacer al país más atractivo a las inversiones extranjeras, acuerdos con los sindicatos, el sector privado y el Gobierno para limitar aumentos de salarios a cambio de programas más fuertes de protección social. Fue un proceso largo, eso es importante destacar. Tuvimos la gran suerte de que el primer ministro de aquellos tiempos, en los años 80, era del partido Laborista y había sido jefe de la central obrera, así que pudo traer a los sindicatos a la mesa de negociación. Eso fue clave.

P.: ¿Costó mucho convencer a la población de las reformas?
N.C.: Al principio había temor a abrirse, no lo voy a negar. Hubo gente que perdió su trabajo, pero fue un proceso de transición.

P.: ¿Cuál es el nivel de desempleo actual y cómo era entonces?
N.C.: Alrededor de 5%. En los años 70 llegamos a un máximo de 9% con una inflación de 17% anual. Para nosotros eso fue una crisis. Este año tendremos una inflación de 1,9% y el objetivo del Gobierno es mantenerla entre 1% y 3%. No se puede comparar con la Argentina que tiene otra historia.

P.: ¿Cómo funciona el sistema de contención social a los desocupados?
N.C.: La ayuda social a los desempleados depende de varios factores. Para los jóvenes, por ejemplo, hay un período que reciben un monto máximo, con el compromiso de encontrar trabajo. El Gobierno los ayuda a buscarlo. Después de cierto tiempo, baja la protección y entran en programas obligatorios de capacitación para ayudarlos a conseguir trabajo. De lo contrario, sería infinito. Es protección social, pero con condiciones.

P.: ¿Cuál fue el resultado de estas políticas?
N.C.: Hemos tenido 27 años consecutivos de crecimiento económico. Son políticas que han funcionado bien para nosotros. Tenemos una generación de jóvenes que no saben lo que es la recesión. Nadie está diciendo que hay que copiar el modelo aquí.

P.: ¿Cuáles fueron los sectores beneficiados?
N.C.: El sector que más ha crecido en estos años ha sido el de servicios, tanto financiero como de educación o turismo. Lo de la educación es muy importante. Es tercera fuente de ingreso del Estado. En una población de 24 millones, hay 624.000 estudiantes extranjeros que pagan la universidad. No son tarifas altas como Estados Unidos y Europa, pero se pagan. También los australianos pagan. Yo tengo tres hijos y pagamos. No son valores muy altos, pero es una forma de valorar un servicio. Hay que considerar que cada uno de estos 624.000 estudiantes son consumidores. Alquilan departamentos, van al supermercado, tienen un efecto multiplicador importante. Somos un país pragmático. La mayoría lo paga mediante un sistema de préstamos que da el gobierno a una tasa de interés mínima, menos de 1%.

P.: ¿La Argentina no es un país pragmático?
N.C.: No puedo responder eso. Pero el Gobierno actual está haciendo varias reformas. Por ejemplo, dejar flotar el dólar, tener un cambio único. Es importante. Revisar el sistema de aranceles, también. Si un país está comprometido con el libre comercio hay que bajar los aranceles.

P.: No se puede crecer con la economía cerrada.
N.C.: En nuestra experiencia, la respuesta es no.

P.: ¿Es posible hacer esa reforma con 30% de pobreza como la de la Argentina?
N.C.: No puedo contestar esa pregunta por ignorancia. Soy abogado. Es cierto que no teníamos un nivel de pobreza tan alto pero era una economía mediocre. Irónicamente, lo que provocó nuestro cambio, fue la decisión del Reino Unido de integrarse a la Unión Europea en los 70. Era un mercado superimportante para nosotros que desapareció. Entonces miramos a nuestro vecindario y fuimos negociando acuerdos de libre comercio con Japón, Corea, China, con todos los países del sudeste asiático, porque eso nos daba una entrada privilegiada a un mercado de 4.000 millones de bocas que necesitan comida. Si nosotros exportamos productos primarios, con aranceles muy bajos, somos muy competitivos. Por eso nunca fue muy racional proteger nuestra economía que es relativamente muy chica. Por eso, las conversaciones sobre proteccionismo no nos convienen y, en mi opinión, no le conviene a la Argentina.

P.: A la Argentina no le conviene el proteccionismo.
N.C.: No quiero decir que Australia es la perfección, pero, con 27 años de crecimiento continuo después de las reformas, la evidencia habla por sí misma.
submitted by justablondeguy to LibertariosArgentina [link] [comments]


2018.07.05 20:11 master_x_2k Enredo IX

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Enredo IX

Querida Miss Militia...
¿Estaba mal comenzar con querida? ¿Implicaba eso más amistad o intimidad que la que existía? ¿Parecería una burla?
Miss Militia, nos encontramos esta noche...
No. Si fuera por esa ruta, ella podría tirarla a un lado junto con todos los otros correos de admiradores que recibió.
Miss Militia, usted me conoce como Skitter, pero realmente no me conoce...
Mejor, pero no me gustó el tono. Lo dejaría como está, seguiría adelante y volvería más tarde.
*...*Verá, no soy un villano, a pesar de...
¿A pesar de que? ¿A pesar del hecho de que aterroricé y lastimé a mucha gente inocente? ¿A pesar de que casi había matado a Lung y luego le había cortado los ojos? ¿Que tenía casi doscientos ochenta mil dólares en dinero ilegítimo a mi nombre?
Me estremecí, saqué mis manos de mis bolsillos y arreglé mi sudadera para cubrir mi estómago expuesto. Después de llegar al departamento, Brian sugirió que estábamos demasiado cansados ​​para discutir la propuesta de Coil, por lo que postergamos toda la discusión hasta la mañana. Me alegré por la excusa para evitar oír o ver algo que pudiera hacer esto más difícil. Además, le había prometido a mi papá que estaría en casa esta noche.
Eran más de las nueve, así que el autobús del ferry solo llegaba cada noventa minutos. Pensé que era mejor caminar a casa que esperar. También podría usar el estiramiento, dado el abuso que mi cuerpo había sufrido mientras montaba a Judas.
Metiendo las manos en los bolsillos, volví mis pensamientos a que diría en mi carta a Miss Militia. Taché “a pesar”. ¿Otro enfoque, tal vez?
...Lo creas o no, mis intenciones todo el tiempo han sido buenas. Me uní a los Undersiders en primer lugar para ayudarles. Para ayudar a esta ciudad...
¿Era eso completamente cierto? No. Si fuera sincera conmigo misma, parte de la razón por la que me había unido y me había quedado con los Undersiders era porque me había sentido sola. ¿Qué tal si ofrecía algo de honestidad?
...Me tomó por sorpresa lo fácil que fue que me agradaran. Estaba en un mal momento, y me aceptaron. Así que escribir este correo electrónico es difícil. Pero es necesario. Al final, decidí seguir este camino porque sirve al bien mayor...
Eso fue lo que me dije a mí misma, mas temprano, antes de irnos para el trabajo. Que seguir con esos tipos representaría el mayor riesgo para los inocentes, que eventualmente llevaría a alguien a quedar atrapado en el fuego cruzado, o que me arresten por algo serio.
Pero ahora tenía el plan de Coil que considerar. ¿Realmente estaba siendo honesta acerca de cómo planeaba ayudar a esta ciudad? No tenía ninguna razón para creer que él estaba mintiendo, y Tattletale lo estaba avalando. Pero al mismo tiempo, el símbolo de Coil era una serpiente, y Tattletale había ocultado la verdad y me había engañado antes.
La pregunta era, ¿estaba tomando esta ruta porque serbia al bien mayor? No. O al menos, no estaba segura de que fuera mi razón para tomar una decisión u otra.
¿Por qué lo estaba haciendo, entonces?
Había sido una pregunta difícil de responder horas atrás, y ahora era doblemente difícil. Suficiente como para asustarme. ¿Cómo había llegado a este punto?
Mi mente se remontó a una ves que me senté en una de las clases de la universidad de mi madre. No podría haber tenido más de diez años, mi padre había estado ocupado y mi madre no había podido encontrar una niñera. Así que había sido precoz, orgullosa como un demonio de estar sentada en esa conferencia de inglés con adolescentes y veinteañeros y entendiendo lo que mi madre estaba diciendo. Incluso habíamos leído el libro juntas, durante las semanas anteriores, así que sabía el material. El libro Las Naranjas no son la Única Fruta.
Mientras estaba sentada y escuchando, un hombre mayor había entrado y se había sentado a mi lado, en la última fila. Con una voz amable, había murmurado un comentario sobre cómo mi madre era una excelente profesora. Luego, unos minutos más tarde, cuando reuní el valor suficiente para levantar la mano y responder a una de sus preguntas, él me había hecho un cumplido a mí, se levantó y se fue. A pesar de todo mi orgullo por mi madre y propio, lo que me sorprendió del encuentro fue el cabello del hombre. Un ridículo peinado para cubrir calvicie.
Después de que la clase había terminado y mi madre me había llevado a casa, mencioné al hombre, y ella lo identificó como el jefe de su departamento, su jefe. Luego mencione el peinado y lo mal que se veía.
“Míralo desde su perspectiva”, me había explicado. “Tal vez, hace mucho tiempo, comenzó a perder un poco de cabello, pero podía cepillarlo hacia un lado de una manera que hacía que no se notara mucho. Cada año que pasaba se cepillaba el pelo un poco más. Fue gradual, algo a lo que lentamente se acostumbró, viéndolo en el espejo todas las mañanas y todas las noches. Muchos pequeños pasos.”
“¿Por qué alguien no lo señala?” Yo le había preguntado.
“No tiene a nadie que se lo señale”, me había respondido, “y cualquiera que lo conozca lo suficientemente bien no quiere herir sus sentimientos, incluso si fuera mejor a la larga.”
“Tú podrías”, le dije.
Así que ella lo hizo, más tarde esa semana. Fue brutalmente honesta con el viejo jefe del departamento de inglés. Según ella, se había cortado el pelo y luego le había dado las gracias en una fecha posterior. Ese evento y lo que mi madre había hecho después siempre quedó grabado en mi memoria.
Tragué un nudo en mi garganta. Siempre me tomaba desprevenida, lo mucho que la extrañaba, cuando pensaba en ella. Daría cualquier cosa por una conversación de treinta minutos con ella, en este momento. No tenía la menor duda en mi mente de que podría haberle dado sentido a todo, poner las cosas en términos tan simples que resolverlo parecía fácil.
Tuve que parar, mirar hacia arriba, parpadear para contener las lágrimas en mis ojos, y tomar una respiración profunda antes de seguir.
¿Era mi situación la misma que la del anciano? ¿Me había permitido deslizarme gradualmente a una mala situación, debido a mi falta de perspectiva más allá de lo que estaba sucediendo dentro de mi propia cabeza?
No había estado pensando en esto claramente. Todavía tenía la confianza suficiente para poder enviar ese correo electrónico, hacer la llamada... pero antes de hacerlo, tenía que ordenar mis pensamientos. Componer la carta en mi cabeza no funcionaría, necesitaba las palabras en la pantalla de mi computadora frente a mí, palabras concretas en blanco y negro.
Caminé por la parte trasera de mi casa y busqué las llaves en mi bolsillo. Antes de que pudiera obtenerlas, mi padre abrió la puerta.
“Taylor. Es bueno verte sana y salva.” Mi papá parecía cansado, años más viejo que la última vez que lo vi.
Le di un breve abrazo, “Hola, papá. ¿Recibiste mi mensaje, diciendo que llegaría tarde?”
“Lo recibí.” Él cerró y puso llave a la puerta detrás de mí. “¿Qué pasó?”
Me encogí de hombros cuando me quité la sudadera, me aseguré de que mi spray de pimienta, el teléfono y las llaves estuvieran todos en los bolsillos, luego la colgué junto a la puerta. “Nada importante. Estuve en casa de Brian, lo ayudé a armar muebles, luego su hermana y la asistente social de ella llegaron sin previo aviso. No pude encontrar una manera de irme sin que fuera algo incómodo.” Lo que sucedió, casi, solo más temprano.
“Ya veo”, murmuró. “¿Estaban ustedes dos solos?”
“No”, le mentí, para evitar que obtuviera la impresión equivocada. “Al menos, no por mucho tiempo. Lisa se fue unos minutos antes de que el asistente social pasara por allí.”
“Y tienes una camisa nueva, ya veo. Es agradable.”
“De Lisa”, mentí, retorciéndome un poco bajo el escrutinio.
“Ah”, asintió.
“Voy a ir a mi habitación, si eso está bien. Estoy algo agotada.”
Mi papá negó con la cabeza, “Preferiría que te quedaras para hablar.”
No es lo que quería hacer. Mi mente estaba bastante llena de basura y debates internos que no quería preocuparme de inventar más mentiras para mi padre.
“¿Podemos hacerlo mañana por la mañana?” Le ofrecí, retirándome hacia la puerta del frente, presionando mis manos en un gesto de súplica. “Realmente necesito sentarme en mi computadora por un minuto y organizar mis pensamientos.”
Empujé la puerta y no se abrió. Extraño. Probé el pomo de la puerta, y no sirvió de nada.
“La puerta está atascada”, dije.
“La puerta está cerrada, Taylor. También lo está la puerta de la sala de estar.” Mi papá me respondió. Cuando lo miré, él me mostró la antigua llave en su mano.
Mientras miraba, sacó dos sillas de al lado de la mesa de la cocina, colocó una en el centro de la habitación, luego colocó la segunda silla contra la puerta trasera y se sentó en ella.
“Siéntate.”
“Papá, esta noche no es realmente-”
“Siéntate.”
Mi corazón se cayó de mi pecho. O al menos, así se sintió. Sentí una fea sensación amarga en el estómago.
“Hablé con tu escuela hoy”, me informó, confirmando ese sentimiento desagradable.
“Lo siento.”
“Te has perdido casi un mes de clases, Taylor. Tres semanas. Te has perdido pruebas importantes, las fechas de vencimiento de proyectos, la tarea... dicen que puedes perder el año, si no lo has hecho ya.”
“Lo- lo siento”, me repetí.
“Tal vez podría entender, sé con lo que has estado lidiando, excepto que no solo no me contaste nada. Me mentiste.”
No pude formar las palabras para otra disculpa.
“Llamé a la escuela para obtener una actualización sobre cómo te estaba yendo, y me dijeron que no habías asistido a clase por un tiempo, y no supe qué hacer. Yo solo- me sentí completamente perdido. Llamé a tu Nona.”
Hice una mueca. Nona era la madre de mi madre, una mujer austera que nunca había aprobado totalmente a mi padre como pareja para su hija. No habría sido fácil para él hacer esa llamada.
“Ella me convenció de que tal vez estuve demasiado concentrado en ser tu aliado, y no me concentré lo suficiente en ser tu padre. Si ella me hubiera dicho eso hace una semana, le hubiera colgado. Pero después de hablar con tu escuela, dándome cuenta de lo mal que te fallé...”
“No me fallaste”, le dije. Me sorprendió que mi voz se rompiera un poco con emoción.
“Lo hice. Está claro que lo que hemos estado haciendo no ha funcionado, si estás en esta situación, si no puedes hablar conmigo. No más secretos, no más medias verdades. Así que nos quedaremos aquí toda la noche si es necesario. Incluso faltaré al trabajo mañana si tengo que hacerlo, pero vamos a hablar.”
Asentí con la cabeza y tragué saliva. Todavía no me había sentado en la silla que había dejado en el medio de la cocina.
“Yo, um, necesito usar el baño.”
“Está bien”, se puso de pie. “Te acompañaré hasta allí y te llevaré de vuelta a la cocina después.”
“¿Me estás tratando como si fuera una prisionera?”
“Eres mi hija, Taylor. Te amo, pero sé que está pasando algo, y no es solo el acoso, o tiene algo que ver con el acoso que aún no has mencionado. Tengo miedo por ti, Taylor, porque me estás evitando y callando incluso si eso significa abandonar la escuela.”
“Entonces fuerzas mi mano haciéndome tu prisionera”, le respondí, dejando que la rabia y el dolor se apoderaran de mi voz. “¿Crees que esto esta remotamente bien, después de todas las veces que fui acorralada por esas perras de la escuela? ¿Tengo que volver a casa con esta mierda de abuso de poder también?”
Mi papá me respondió con la mayor paciencia, “Espero que sepas que estoy haciendo esto porque te amo.”
Lo sabía. La cosa era que eso no lo hacía ni un poco más fácil de manejar.
“¿Necesitas ir al baño, Taylor?”
Negué con la cabeza. Lo que necesitaba era salir de esta habitación. Lo vi fruncir los labios, sabía que era consciente de que acababa de buscar un escape.
“Habla conmigo, Taylor.”
“No tengo ganas de hablar.” Crucé la habitación para probar las otras puertas, la sala de estar y el sótano. Cerradas.
“¿Por qué insistes tanto en escapar?”, Preguntó. Pude escuchar el dolor en su voz, lo que no me hizo sentir mejor. “Por favor, solo relájate, siéntate.”
Sentí el crujido de mi poder en los bordes de mi conciencia, me di cuenta de que estaba apretando los puños. ¿Por qué las personas en las que se suponía que podía confiar eran las personas que se volvian contra mí, me arrinconaban y me hacian sentir lo peor? Emma, ​​la escuela, Armsmaster, ¿ahora mi papá?
Pateé la silla, lo suficientemente fuerte como para hacer una marca cuando golpeó la nevera. Los ojos de mi padre se agrandaron un poco, pero él no se movió ni habló. Pude sentir el tirón de mi poder a medida que los bichos de mi vecindario comenzaron a moverse a mi ubicación. Tuve que cancelar intencionalmente la orden para hacerlos retroceder y volver a su comportamiento normal.
No sintiéndome ni remotamente mejor después de mi abuso de la silla, empujé los libros de cocina y las impresiones fuera de la estantería al lado de la nevera, dejándolos caer al suelo. Un marco de foto que se había escondido en el medio de la pila se rompió cuando golpeó el suelo.
“Maldita sea”, murmuré. Todavía no me sentía mejor, y me costaba más mantener el enjambre a raya.
“Las posesiones pueden ser reemplazadas, Taylor. Ventila como necesites.”
“¿Papá? P-” Tuve que parar por unos segundos hasta que sentí que podía recuperar el aliento y hablar sin que mi voz se rompiera, “¿Hazme un favor? ¿Quédate callado un momento y déjame pensar?”
Me miró cuidadosamente antes de responderme. “Bueno. Puedo hacer eso.”
Sin otro lugar donde sentarme, puse mi espalda a la pared debajo de la estantería que acababa de limpiar y me dejé caer al suelo, mis piernas hicieron sentir sus protestas cuando puse mis piernas contra mi pecho. Crucé mis brazos, descansándolos sobre mis rodillas, y enterré mi cara contra ellos.
Sabía que eran las 9:24 cuando entré. Para el momento en que suprimí los bichos, controlé mi poder y me sentí segura para levantar la cabeza, eran las 9:40. Mi papá todavía estaba sentado en la silla.
Solté un largo suspiro, silencio, luego enterré mi cara en mis brazos otra vez.
¿Ahora qué?
Vamos, Taylor. Te has enfrentado a Supervillanos en situaciones de vida o muerte. Te enfrentaste a Armsmaster esta noche. ¿Es tan difícil enfrentar a tu propio padre?
No. Diez veces más duro.
Pero tenía que enfrentar el problema de la misma manera. Catalogar mis opciones, mis herramientas a mano. La violencia física estaba fuera. Lo mismo usar mi poder. ¿Qué me dejó eso?
La situación era en definitiva la misma, decidí. Todavía tenía que escribir esa carta a Miss Militia, organizar mis pensamientos. El problema era que ahora tenía algo más que hacer. Tenía que confesarle a mi padre lo que había hecho.
No estaba segura de poder decirlo. Mi garganta estaba cargada de emoción, y dudaba de poder organizar mis pensamientos lo suficiente como para convencer a mi padre de que había hecho todo por las razones correctas. Abría la boca para decírselo, tartamudear lo básico, quizás incluso se viera preocupado al principio. Luego, mientras seguía hablando, sin poder describir adecuadamente lo que había hecho y por qué, pude ver que su rostro se convertía en confusión. ¿Después de eso? ¿Disgusto, desilusión?
Una pequeña parte de mí murió en el interior al pensarlo.
Lo escribiría. Levanté mi cabeza abruptamente, miré los papeles esparcidos a mi alrededor. Encontré un sobre, del tipo en que pones los documentos dentro. Entonces encontré un marcador.
En la parte superior del sobre, escribí las palabras: “SOY UN SUPERVILLANO.”
Miré esas palabras en el sobre marrón que descansaba sobre mis piernas. Luego miré a mi papá. Estaba leyendo un libro, su tobillo derecho descansando sobre su rodilla izquierda.
Me imaginé entregándole el sobre tal como estaba. Solo esa línea.
“Carajo.” Murmuré.
“¿Dijiste algo?” Mi padre levantó la vista de su libro y se acercó para dejarlo.
“Está bien. Sigue leyendo,” dije, ausente, molesta por la distracción, todavía enojada con él por arrinconarme así.
“Está bien”, estuvo de acuerdo, pero no miró el libro más de tres segundos antes de volver a mirarme, como para controlarme. Traté de ignorarlo y enfocarme en el sobre.
¿Qué escribiría? Después de un segundo, comencé a escribir debajo del título que había puesto en el sobre.
Me agradan Brian y Lisa. Incluso me agradan Alec y Rachel. Pero también son supervillanos. Me uní a ellos con la idea de que obtendría detalles que necesita el Protectorado y luego los traicionaría.
Levanté el marcador y fruncí el ceño.
¿Por qué era tan difícil?
Le puse la tapa y nerviosamente golpeé el marcador contra mi rodilla. Pensando, tratando de medir mis sentimientos, explorar mis pensamientos para ver qué era lo que hacía que ese nudo en lo profundo de mis entrañas se hiciera más fuerte.
¿Mi papa? ¿Estaba demasiado consciente de lo que iba a leer, de cómo lo percibiría? Sí. Pero también había sido difícil escribir cuando estaba escribiendo mentalmente solo para Miss Militia. Esa no era la imagen completa.
¿Tenía miedo de ser arrestada? No. Bueno, había visto a la burocracia trabajando en la escuela, no confiaba en el sistema, esperaba que en algún momento me jodieran. Pero eso no era lo que impulsaba mis elecciones. Fue algo más personal.
El equipo. ¿Estaba preocupada sobre cómo lo tomarían? ¿Posiblemente tenerlos como enemigos? Al igual que Coil había dicho, no había ninguna garantía de que cualquier acción contra ellos fuera totalmente exitosa. Tattletale probablemente podría darse cuenta que un equipo ERP estaba allí antes de que pudieran ponerse en posición, y el equipo era bueno para escapar en un apuro. Entonces tendría uno o más enemigos detrás de mí, que sabían todo lo que necesitaban y tenían todas las herramientas para hacer de mi vida un infierno.
Más cerca.
Tenía que ver con esos chicos, y poco a poco me di cuenta de qué se trataba.
Me puse de pie, luego caminé hacia el horno.
“¿Taylor?”, Mi padre habló, despacio.
Doblé el sobre a lo largo para ocultar las palabras, encendí el quemador del horno, luego sostuve la punta del sobre en la llama hasta que se encendió.
Mantuve el sobre ardiente sobre el fregadero hasta que estuve segura de que mi mensaje fue borrado. Dejé caer los restos del sobre en el lavabo y lo observé arder.
No quería enviar ese correo electrónico a Miss Militia porque me gustaban esos chicos. Esa no fue la gran realización. Lo que me hizo ponerme de pie y quemar el sobre fue darme cuenta de que me gustaban esos chicos, que los quería mucho, confiaba en que me apoyarían...
Sin embargo, siempre me había mantenido alejada.
Era estúpido, era egoísta, pero realmente, quería saber cómo sería llegar a conocer a Lisa, sin preocuparme de que descubriera mi plan. Me gustaría ver cómo era interactuar con ella sin tener que censurarme por temor a dar esa pista que lo arruinara. Quería conocer mejor a Perra y a Alec. Y Brian. Quería estar más cerca de Brian. No podría expresarlo mejor que eso, porque no sabía si habría algún futuro con él más allá de una simple amistad. No esperaba que hubiera. Aún importaba.
Me permitía pensar que había intentado una amistad con estos chicos, que había crecido como persona, por lo que estaba bien seguir adelante con mi plan. Pero no lo hice. Nunca me permití realmente abrirme y conectarme con ellos, y me estaba dando cuenta de lo mucho que quería.
Mis razones para seguir adelante con mi plan fueron disminuyendo, cada vez más difícil de justificar. Mi reputación probablemente estaba en ruinas, había hecho enemigos de todos los que importaban, y tenía una serie de delitos graves en mi haber. Por mucho que trate de ignorar todo eso y decirme que lo estaba haciendo por el bien de todos, mi conversación con Coil me había dejado menos segura. Eso no quiere decir que le creyera completamente, o que pensara que sería tan exitoso como él creía, pero estaba menos segura.
Maldita sea, quería pasar más tiempo con los Undersiders. Sabiendo que me había quedado sin razones para seguir con el plan, toda la porquería que llovería sobre mi cabeza si lo hacía, ¿cuánto me odiaría por traicionar a mis amigos? Este pequeño deseo de una amistad real y genuina fue suficiente como empujón en esa dirección. Podía cambiar de opinión. No enviaría ninguna carta a Miss Militia.
Pasé el agua del grifo sobre los restos humeantes del sobre, observé cómo los restos se borraban. Vi el agua corriendo por el desagüe durante un largo tiempo después de que el último trozo de papel quemado se había ido.
Cerré el grifo, metí las manos en los bolsillos y crucé la cocina para recostarme contra la puerta que daba al vestíbulo, mirando brevemente el picaporte y la cerradura antes de apoyarme en la puerta de espaldas a ella. Llamé a algunos bichos desde la sala de estar, el pasillo y los conductos de calefacción del pasillo delantero hasta la puerta y el mecanismo de la cerradura. ¿Podrían mover las partes necesarias?
No hubo suerte. No eran lo suficientemente fuertes como para manipular el funcionamiento interno de la puerta, y cualquier bicho que pudiera ser lo suficientemente fuerte no encajaría en su interior. Lárguense, les dije, y lo hicieron.
Lo que no me dejó una buena manera de evitar tratar con mi padre. Me sentí más culpable que nunca mientras lo miraba a través de la habitación. Parecía tan desconcertado, tan preocupado, mientras me miraba. No tenía en mí la voluntad de mentirle a su cara otra vez.
Pero lo que sea que hiciera lo iba a lastimar.
Crucé la habitación y él se puso de pie, como si no estuviera seguro de lo que iba a hacer. Lo abracé fuerte. Él me abrazó más fuerte.
“Te amo, papá.”
“Yo también te amo.”
“Lo siento.”
“No tienes nada por lo que lamentarse. Solo- solo háblame, ¿de acuerdo?”
Me aparté y agarré mi sudadera del gancho junto a la puerta. Cuando volví al otro lado de la habitación, busqué en los bolsillos y recuperé el teléfono.
Empecé a escribir un texto.
“Tienes un teléfono celular”, estaba muy callado. Mi madre había muerto usando un teléfono celular mientras conducía. Nunca habíamos hablado de eso, pero sabía que él había tirado el suyo poco después del accidente. Connotaciones negativas. Un feo recordatorio.
“Sí”, respondí.
“¿Por qué?”
“Para estar en contacto con mis amigos.”
“Es... es solo inesperado. No lo hubiera pensado.”
“No es la gran cosa.” Terminé el texto, cerré el teléfono y lo metí en el bolsillo de mis jeans.
“Ropa nueva, estás más enojada, mintiéndome, faltando a la escuela, este teléfono celular... Siento que ya no te conozco, pequeña lechuza”, usó el antiguo apodo de mi madre para mí. Me estremecí un poco.
Cuidadosamente, respondí, “Tal vez eso sea algo bueno. Porque seguramente no me gustaba lo que era antes.”
“A mí sí”, murmuró.
Desvié la mirada.
“¿Al menos puedes decirme que no estás tomando drogas?”
“Ni siquiera fumando o bebiendo.”
“¿Nadie te obliga a hacer algo que no quieres hacer?”
“No.”
“Está bien”, dijo.
Hubo una larga pausa. Los minutos se extendieron como si los dos estuviéramos esperando que el otro dijera algo.
“No sé si sabes esto”, dijo, “pero cuando tu mamá estaba viva, y tú estabas en la escuela media, surgió la posibilidad de que te saltaras un año.”
“¿Sí?”
“Eres una chica inteligente y temíamos que te aburrieras en la escuela. Tuvimos discusiones sobre el tema. Yo-yo convencí a tu madre de que estarías más feliz a la larga asistiendo a la escuela secundaria con tu mejor amiga.”
Tosí una carcajada. Entonces vi la mirada herida en su rostro.
“No es tu culpa, papá. No podrías haberlo sabido.”
“Lo sé, o al menos, entiendo eso en mi cabeza. Emocionalmente, no estoy tan seguro. No puedo evitar preguntarme cómo hubieran sido las cosas si hubiésemos seguido lo que tu madre quería. Lo estabas haciendo muy bien, ¿y ahora estás fallando?”
“Así que fallo, tal vez”, le dije, y sentí un levantamiento de pesas, admitiéndolo en voz alta. Habría opciones. Entendí lo suficiente como para que aún pudiera presionar a los directivos para que dejara pasar un grado. Tendría la edad suficiente para tomar clases en línea como Brian.
“No, Taylor. No deberías tener que hacerlo. El personal de la escuela conoce tus circunstancias, definitivamente podemos obtener algunas exenciones, extender los plazos...”
Me encogí de hombros. “No quiero regresar, no quiero suplicar y pedir ayuda a esos pendejos en la directiva de la escuela, solo para poder volver la misma posición en el que estuve hace un mes. Tal como lo veo, el acoso escolar es inevitable, imposible de controlar o prevenir. Es como una fuerza de la naturaleza... una fuerza de la naturaleza humana. Es más fácil de manejar, si lo pienso así. No puedo luchar contra eso, no puedo ganar, así que me centraré en lidiar con los efectos secundarios.”
“No tienes que rendirte.”
“¡Yo no estoy rindiendo!” Levanté la voz, enojada, sorprendida de mí misma por estar enojada. Tomé aliento, me obligué a regresar a un volumen normal, “Estoy diciendo que probablemente no haya ninguna manera de entender por qué ella hizo lo que hizo. Entonces, ¿por qué perder mi tiempo y energía deteniéndome en eso? A la mierda, ella no merece la cantidad de atención que le he estado prestando. Estoy... replanteando las prioridades.”
Él cruzó sus brazos, pero su frente estaba arrugada por la preocupación. “¿Y estas nuevas prioridades tuyas son?”
Tuve que buscar una respuesta. “Vivir mi vida, recuperar el tiempo perdido.”
Como para responder mi declaración, la puerta trasera se abrió detrás de mi padre. Mi papá se volvió, sorprendido.
“¿Lisa?” Preguntó, confundido.
Lisa reveló la llave que había tomado de la piedra falsa en el jardín trasero, y luego la colocó en la barandilla de los escalones de atrás. Sin sonreír, ella miró a mi padre y a mí. Ella se encontró con mis ojos.
Me abrí paso empujando a mi padre, y él agarró mi brazo antes de que estuviera lejos de la puerta.
“Quédate”, me ordenó, me imploró, apretándome el brazo.
Solté mi brazo, girándolo hasta que no pudo mantener su agarre, y bajé los escalones de atrás, sentí que me dolían las rodillas al aterrizar. A tres o cuatro pasos de distancia, di vuelta en su dirección, pero no pude mirarlo a los ojos.
“Te amo, papá. Pero yo necesito-” ¿Qué necesitaba? No pude formar el pensamiento. “Yo, eh, estaré en contacto. Para que sepas que estoy bien. Esto no es permanente, solo... necesito un respiro. Necesito entender todo esto.”
“Taylor, no puedes irte. Soy tu padre, y este es tu hogar.”
“¿Lo es? Realmente no parece que ese sea el caso en este momento”, respondí. “Se supone que mi hogar es un lugar donde me siento segura.”
“Tienes que entender, no tenía otras opciones. Me estabas evitando, no hablabas, y no puedo ayudarte hasta que reciba respuestas.”
“No puedo darte ninguna respuesta”, le respondí, “y de todos modos no puedes ayudar.”
Dio un paso adelante, y rápidamente retrocedí, manteniendo la distancia entre nosotros.
Volviendo a intentarlo, me dijo: “Entra. Por favor. No te presionaré más. Debería haberme dado cuenta de que no estabas en un estado en el que podía.”
Dio otro paso hacia mí, y Lisa dio un pequeño paso hacia un lado para ponerse en su camino, mientras retrocedía de nuevo.
“¿Lisa?” Mi papá volvió su atención hacia ella, mirándola como si nunca la hubiera visto antes. “¿Estás bien con esto?”
Lisa miró entre nosotros otra vez, luego dijo cuidadosamente, “Taylor es inteligente. Si ha decidido que necesita alejarse y resolver las cosas por sí misma, confío en que sea por una buena razón. Hay mucho espacio para ella en mi casa. No es un problema en lo más mínimo.”
“Ella es solo una niña.”
“Ella es más capaz de lo que le das crédito, Danny.”
Me volví para irme, y Lisa se apresuró a alcanzarme, poniendo un brazo sobre mis hombros cuando llegó a mi lado.
“Taylor”, llamó mi padre. Dudé, pero no volteé. Mantuve mi mirada fija en la puerta del patio trasero.
“Por favor mantente en contacto”, dijo, “puedes volver a casa en cualquier momento.”
“Está bien”, respondí. No estaba segura de si mi voz era lo suficientemente fuerte como para que él oyera.
Mientras Lisa me guiaba hacia su auto, tuve que controlarme para no mirar hacia atrás.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.27 06:13 master_x_2k Enredo III

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Enredo III

Abrí las puertas de vidrio para que Brian pudiera llevar las cajas de muebles. Lo que más me sorprendió de su edificio de apartamentos fue lo despejado que estaba todo. Sin basura, sin gente, sin ruido. Había un tablero de anuncios justo después del segundo juego de puertas, que era algo que normalmente podría haber esperado que fuera un poco desordenado, por regla general, pero incluso allí, las publicaciones individuales estaban cuidadosamente espaciadas, y todo estaba sellado detrás un cristal con una sola cerradura pequeña. Se sentía un poco estéril. O tal vez era solo que yo estaba acostumbrada a un área con más carácter.
No sabía qué decir. No solo en términos de la construcción de apartamentos de Brian, no tenía idea de qué palabras saldrían de mi boca. No tenía la destreza para charlar de forma natural. Por lo general, me las arreglaba planificando constantemente lo que podría decir. El problema era que me había distraído, no tanto por los atributos de Brian, sino por haber tomado conciencia de que los había estado mirando. Ahora que estaba tratando de recuperarme, ponerme en equilibrio mental y planear algo de conversación, todo lo que podía pensar era 'Maldición, Taylor, ¿por qué no puedes pensar en algo que decir?'.
Entramos en el ascensor, y Brian descansó las cajas en la barandilla de metal en el interior. Me las arreglé para preguntar, “¿Qué piso?”
“Cuarto, gracias.”
Presioné el botón.
Subimos, y cuando se abrió la puerta, le ofrecí a Brian una mano para estabilizar las cajas mientras él se retiraba del ascensor. Lideró el camino por el pasillo y se detuvo junto a una puerta mientras yo buscaba las llaves que me había dado, para encontrar la de su apartamento.
No estaba segura de lo que esperaba ver en el lugar de Brian, pero aun así logró sorprenderme.
Lo primero que noté fue que los techos eran altos. El apartamento era prácticamente de dos pisos, un arreglo bastante abierto con pocas paredes. La cocina estaba a nuestra izquierda cuando entramos, pequeña, separada de la sala de estar por un mostrador de bar / cocina. A nuestra derecha estaba el armario del pasillo y las paredes que abarcaban el baño y uno de los dormitorios. Justo en frente de nosotros estaba la espaciosa sala de estar, respaldada por una ventana del piso al techo y una puerta de vidrio que daba a un balcón de piedra. Unas escaleras conducían a un dormitorio situado encima del baño y el primer dormitorio. Supuse que era allí donde dormía Brian, basándome en la cama no desordenada, pero no hecha, que estaba a la vista desde donde estaba parada.
Lo que me impresionó, creo, fue lo suave que era el lugar. Había dos estanterías, de color gris claro, en la sala de estar. En los estantes, vi, había una mezcla de novelas, plantas y libros antiguos con espinas de cuero rajado y raído. Las frondas de algunas de las plantas colgaban sobre los estantes. El sofá y la silla que lo acompañaba eran de pana color canela pálido, con cojines gruesos y lo suficientemente profundos que parecían poder perderse en ellos. Podría imaginarme acurrucarme en ese sillón con las piernas tapadas a mi lado, un libro en mis manos.
De alguna manera había estado esperando una estética similar a la del cromo y el cuero negro. No es que asociara la personalidad de Brian o su gusto con ese tipo de diseño, pero era lo que podría haber pensado que un joven soltero podría llegar a conseguir. Ya fuera la suavidad de los colores, el pequeño frasco con piedras, el agua y el bambú en la encimera de la cocina o las imágenes en tonos sepia de los árboles en el vestíbulo, el lugar me dio una sensación de tranquilidad.
Sentí una punzada de envidia, y no fue solo porque el apartamento de Brian era agradable. Estaba obteniendo una mejor idea de quién era, y cómo éramos personas muy diferentes, en cierto sentido.
Brian gruñó mientras dejaba las cajas junto al armario delantero. Se quitó las botas y lo tomé como una señal para quitarme los zapatos.
“Entonces, ya empecé un poco”, me dijo, llevándome a la sala de estar, y vi que había un montón de tablas de color gris claro y una caja de cartón vacía apoyada contra la pared. “Resulta que realmente necesita un segundo par de manos. ¿Quieres algo antes de comenzar? Prefieres el té al café, ¿verdad? ¿O quieres un refresco? ¿Un bocado?”
“Estoy bien”, sonreí, quitándome la sudadera y poniéndola en el mostrador de la cocina. Le había prometido a Tattletale que lo haría. Sintiéndome muy consciente de mí con mi barriga expuesta, traté de distraerlo con la tarea que tenía entre manos: “¿Empezamos?”
El primer trabajo, el que dejó incompleto, era un conjunto de estanterías, y comenzamos con eso. Era, como él había dicho, un trabajo para dos personas. Los estantes tenían tres columnas con seis estantes cada uno, y cada parte se acoplaba con la ayuda de clavijas de madera. Era imposible presionar dos piezas cerca de la parte superior sin que las que estaban cerca del fondo se separasen, y viceversa, así que conseguimos un ritmo en el que uno de nosotros juntaba piezas mientras que el otro impedía que todo lo demás se desarmara.
En general, nos llevó unos veinte minutos más o menos. Después de verificar que todo estaba encajado y alineado, Brian arrastró el estante del piso y lo colocó contra la pared.
“Ese es uno”, sonrió, “¿Estás segura de que no quieres un trago?”
“¿Qué tienes?”
“Ven, tengo cosas en la nevera. Elije lo que quieras.”
Agarré una cola de cereza. Brian agarró una cocacola, pero casi la ignoró mientras abría la siguiente caja, la cuadrada que medía casi cuatro pies de ancho, y comenzó a colocar las piezas individuales en el suelo de la cocina. Una mesa de cocina con taburetes.
Resultó que la mesa de la cocina era un trabajo más difícil que la estantería. Las patas debían sostenerse exactamente en el ángulo correcto, o los pernos se atascaban en los agujeros, o forzaban a la pata de la mesa a salir de su posición. Cada vez que eso ocurría, terminamos teniendo que sacar el perno y comenzar de nuevo. Terminé sosteniendo firmemente la primera pata de la mesa mientras atornillaba los pernos de la base.
Sin mirarme, colocó su mano sobre la mía para ajustar el ángulo una fracción. El contacto me hizo sentir como si alguien hubiera arrancado una cuerda de guitarra que iba desde la parte superior de mi cabeza hasta la mitad de mi cuerpo. Un profundo ronroneo en mi interior que no se podía escuchar, solo se sentía. Me alegré mucho por las mangas largas de mi top, porque se me ponían los pelos de punta.
Me encontré por defecto cayendo en mi defensa más básica, quedarme callada, quedándome quieta, así que no podía decir ni hacer nada estúpido. El problema fue que esto me hizo muy, muy consciente del silencio y la falta de conversación.
Probablemente Brian no había siquiera notado el silencio, pero me pregunté qué decir, preguntándome cómo iniciar una charla o cómo mantener una conversación. Fue agonizante.
Se acercó para ver mejor mientras colocaba una tuerca en el perno, y su brazo se presionó contra mi hombro. De nuevo, provocó una reacción casi elemental de mi cuerpo. ¿Fue esto intencional? ¿Estaba señalando interés a través del contacto físico casual? ¿O estaba asignando significado a algo casual?
“Casi terminado”, murmuró, ajustando su posición para comenzar a atornillar el otro perno para la pata de la mesa. Su brazo no estaba presionando contra mi hombro ahora, pero por la forma en que estaba agachado, su rostro estaba a solo unos centímetros del mío. De acuerdo, eso fue peor.
“Taylor, ¿crees que puedes agarrar esa llave más pequeña sin mover la pierna?”
No confiaba en mí misma para responder sin hacer un ruido raro, así que simplemente cogí la pequeña llave y se la entregué.
“Eso es más rápido, gracias”, respondió, después de un segundo, “¿Puedes pasarme la tuerca?”
Lo hice, dejándolo caer en su mano en lugar de colocarlo allí, preocupada por lo que podría hacer o por cómo reaccionaría si mi mano tocaba la suya. No iba a sobrevivir las siguientes tres patas de la mesa de esta forma, y mucho menos las banquetas o el tercer mueble que ni siquiera habíamos empezado.
“¿Taylor?”, Preguntó.
Dejó la pregunta colgar, así que tragué saliva y respondí: “¿Qué?”
“Relájate. Puedes respirar.”
Me reí ligeramente al darme cuenta de que estaba conteniendo la respiración, lo que resultó en una exhalación nerviosa y entrecortada que solo aumentó la incomodidad que estaba sintiendo.
Él estaba sonriendo, “¿Estás bien?”
¿Qué se supone que debía decir? ¿Admitir que no sabía cómo lidiar con estar cerca de un chico guapo?
Miré al suelo, a la pata de la mesa que sostenía. “Me pongo nerviosa cuando estoy cerca de la gente. Pienso en, ya sabes, que tal vez tengo mal aliento, o tenga olor a sudor, y no podría notarlo porque es mío, así que aguanto la respiración así para estar segura. No sé.”
Bravo, Taylor. Bravo. Imaginé el más lento y más sarcástico de los aplausos lentos. Hablando de mal aliento y sudor era totalmente el camino a seguir. Uno de esos momentos brillantes que me daría vergüenza cada vez que lo recordara en los siguientes años o décadas, estaba segura.
Entonces Brian se inclinó, cerrando los escasos centímetros de distancia que nos separaban, hasta que nuestras narices prácticamente se tocaron.
“No. Hueles bien”, me dijo.
Si hubiera sido un personaje de dibujos animados, estaba bastante segura de que ese era el punto en el que me salía vapor de las orejas, o me derretía en un charco. En cambio, fui con mi primer instinto, una vez más, y me quedé muy callada. Me di cuenta de un calor en mi cara que debe haber sido un rubor furioso.
Sería difícil decir si fue una misericordia o no, pero Brian se distrajo con el sonido de una llave en una cerradura, y la apertura de la puerta de entrada.
Lo primero que pensé fue que la chica que entró era la novia de Brian. Entonces la vi mirar hacia nosotros, sonreír, y noté la similitud entre sus ojos y los de Brian. Su hermana.
Mi segundo pensamiento, o mi segunda reacción, en realidad, fue difícil de poner en palabras. Es como, podrías mirar un Mercedes y decir que era una hermosa obra de arte, incluso si no eras alguien que prestaba mucha atención a los autos. En líneas similares, cuando veías un Mercedes con una calcomanía de llamas barata pegada a las ruedas y un alerón casero pegado en la parte trasera, era doloroso y decepcionante en un nivel fundamental. Eso fue lo que sentí, mirando a Aisha.
Era hermosa, tan femenina como Brian era masculino, con pómulos altos, cuello largo y, aunque era dos o tres años más joven que yo, ya tenía pechos más grandes que los míos. Podrías convencerme de cortarme un dedo por tener piernas, cintura y caderas como las de ella.
Maldita sea, esta familia tenía buenos genes.
Solo necesitabas echar un vistazo a Aisha para saber que iba a ser completamente hermosa cuando terminara de crecer. Dicho eso, sin embargo, tenía una raya de cabello decolorado y parte de ese cabello decolorado había sido teñido en una franja de color púrpura. Era como si hubiera hecho todo lo posible por parecer vulgar, con shorts de jean rasgados sobre leggings de red verde neón, y un top sin tirantes que dudaría incluso en llamar ropa interior. Cualquier envidia que sentía hacia ella se veía acentuada por un sentimiento casi de ofensa, en cuanto a cómo estaba arruinando lo que le habían dado naturalmente.
“¿Estoy interrumpiendo?”, Dijo, con un tono ligeramente burlón, mientras me miraba sin poder entenderlo.
“Aisha”, Brian se levantó, “¿Qué estás haciendo aquí? Tú-” se detuvo cuando una mujer negra robusta y sólida entró por la puerta principal. Donde la mirada de Aisha hacia mi había sido ambigua, la mirada que esta mujer me dio fue todo lo contrario. Desaprobación, disgusto. Me di cuenta de lo que debía parecer, ligeramente sudorosos, en el suelo entre los muebles, con el estómago visible, prácticamente brillante con un rubor rosado. Me apresuré a agarrar mi sudadera y ponerla.
“Señor. ¿Laborn?”, Dijo la mujer pesada, “Me temo que esperaba que estuviera más preparado, pero parece que está en medio de algo.”
Brian negó con la cabeza, “Si señora. Sra. Henderson. Estoy casi seguro de que su oficina me dijo que los esperara a las dos esta tarde.”
“Esa fue la hora original. Aisha me dijo que quería reprogramar-” La señora Henderson se interrumpió y le lanzó a Aisha una mirada dura.
Aisha sonrió, se encogió de hombros y se levantó de un salto, así que estaba sentada al final del mostrador de la cocina. “¿Qué? Hay una película que quiero ver esta tarde con mis amigos.”
“Si hubieras preguntado, podría haber dicho que sí”, le dijo Brian, “Ahora probablemente voy a decir que no.”
“No es tu decisión, hermano, no estoy viviendo contigo todavía”, ella levantó le mostro el dedo del medio con las dos manos.
Brian parecía que iba a decir algo más, pero luego se detuvo. Suspiró, luego dirigió su atención a la trabajadora social de Aisha, “Lo siento por esto.”
Ella frunció el ceño, “Yo también. Debería haber llamado para comprobar, dada la historia de Aisha de torcer la verdad.” Miró su cuaderno y pasó la página, “Si quieres reprogramar, hmmm, me temo que ya llené la ranura de la tarde, pero tal vez ¿Este fin de semana…?”
Brian le dio a Aisha una mirada molesta, “Ya que está aquí, si estás dispuesta a pasar por alto los muebles que no hemos terminado de armar, podríamos hacerlo ahora.”
“¿Si estás seguro? ¿Qué hay de su... compañera?” Ella me miró.
Mi rubor probablemente no se había ido, y sospecho que me sonrojé un poco más de repente al ser puesta en medio de una situación incómoda. Probablemente no ayudó a desvanecer ninguna impresión equivocada que ella había percibido.
“Ella es una amiga, me estaba ayudando. Taylor, no estoy seguro de cuánto tiempo será esto. No quiero perder tu tiempo, pero me sentiría mal si te fueras tan pronto después de venir hasta aquí. Si quieres quedarte y relajarte, podría llevarte de regreso después.”
Cada parte socialmente torpe de mi cerebro ansiaba tomar la ruta de escape ofrecida, hacer mi salida, enfriarme. Fue difícil decir por qué no lo hice.
“Me quedaré, si no voy a estar en el camino. No tango planes para la tarde.”
Cuando Brian sonrió, me di cuenta de por qué no había aprovechado la oportunidad de irme.
La mujer volvió a examinarme en detalle. Ella me preguntó: “¿Estás en su clase en línea?”
Negué con la cabeza.
“No. Pareces un poco joven para eso.” Entonces ella me desafió, “¿Por qué no estás en la escuela?”
“Um”, dudé. Mantente lo más cerca posible de la verdad. “Estuve al borde de una de las explosiones de bombas y tuve una conmoción cerebral. Estoy faltando a clases que esté completamente mejor.”
“Ya veo. ¿Estás segura de que ensamblar muebles es lo que pretendía el médico cuando te dijo que descansaras y te recuperases?”
Sonreí torpemente y me encogí de hombros. Hombre, realmente estaba esperando no estar estropeando esto para Brian.
“Entonces”, Brian habló con la Sra. Henderson, “¿Quería mirar mi casa y ver el espacio que aparté para Aisha? Supongo que esta es una oportunidad para que revise un lugar antes de que la familia se apresure a barrer todo debajo de la alfombra.”
“Mmm”. Una respuesta no coercitiva. “Vamos al balcón, y puede contarme sobre el área y las escuelas cercanas.”
Brian abrió el camino y sostuvo la puerta para el asistente social. Se cerró detrás de él, dejándome con Aisha, que todavía estaba sentada en el mostrador de la cocina. Le di una pequeña sonrisa y recibí una mirada fría y penetrante a cambio. Incómoda, volví mi atención a la mesa y traté de ver qué podía hacer por mi cuenta, con la segunda pata.
“Así que. ¿Estás en el equipo de mi hermano?”
¿Qué? Estuve orgullosa de mí misma cuando apenas perdí el ritmo. “¿Equipo? Sé que hace boxeo, o boxeaba, al menos, pero-”
Ella me dio una mirada divertida, “Vas a hacerte la tonta, ¿verdad?”
“No estoy entendiendo. Lo siento.”
“Claro.” Se inclinó hacia atrás y pateó un poco las piernas.
Volví mi atención de nuevo a la pata de la mesa. No llegué muy lejos antes de que ella me interrumpiera de nuevo.
“Mira, sé que estás en su equipo. Proceso de eliminación, tienes que ser la chica bicho.”
Negué con la cabeza, tanto para negarlo como para exasperarme. ¿Qué carajo, Brian?
“Me dijo que tenía poderes, no dijo lo que eran. Como tiene poderes, cree que hay una posibilidad de que yo también los tenga. No quería que me sorprendiera. Descubrí quién era él después de eso, vi algo sobre algunos villanos que robaban un casino una noche en la que no estaba en casa, comencé a registrar las veces que no estaba disponible y seguía coincidiendo. Lo confronté y no hizo un buen trabajo negándolo.”
Con la esperanza de desequilibrarla, puse en mi rostro la más convincente expresión de sorpresa con los ojos abiertos tanto como podía “¿Estás diciendo que tu hermano es un supervillano?
Parpadeó dos veces, luego dijo, lentamente, como si estuviera hablando con alguien con una discapacidad mental, “Siiiii. Y estoy diciendo que tú también lo eres. ¿Por qué otra razón se juntaría mi hermano contigo?”
Auch. Eso dolió.
Me ahorré tener que dar una respuesta y mantener la farsa cuando Brian y la asistente social regresaron del balcón.
La asistente social estaba diciendo: “...dudoso, con la lista de espera.”
“Ella está en el territorio y estaría ingresando a la escuela al mismo tiempo que el resto de los estudiantes de noveno grado.” Brian respondió, mirando mal a Aisha, “Y eso significaría separarla de las malas influencias que tiene alrededor donde está viviendo ahora.”
Aisha le mostró el dedo, otra vez.
“Mmm”, respondió la asistente social, mirando de Aisha hacia él. “Me gustaría ver tu habitación después?”
“¿Mía? ¿No de Aisha?”
“Por favor.”
Brian condujo a la asistente social hasta las escaleras que conducían a su habitación, que daba al resto del departamento.
“Tal vez debería ver cómo reaccionas si lo grito en voz alta”, sugirió Aisha. Ella puso un acento falso, “¿Cómo te llamas, otra vez?”
Giré los ojos.
“¿No vas a decir? Como sea.” Sus manos se ahuecaron alrededor de su boca como si estuviera gritando, gritó burlonamente en un volumen apenas por encima del habla regular, “¡Bichito y Grue, en casa!”
Miré hacia arriba, esperando que Brian y la asistente social no estuvieran al alcance del oído. El murmullo de conversación allí arriba no parecía haber sido interrumpido por lo que Aisha había dicho.
“Parece que estarías en una situación de perder-perder, anunciándolo así”, le respondí, “O tienes razón, y molestas a dos personas que realmente querrás evitar enojar, o estás equivocada y te ves como una loca.”
“¿Y si ellos ya piensan que estoy un poco loca? ¿Qué tengo que perder?”
“No sabría decir.” Apreté el cerrojo, revisé la pata de la silla y la encontré sólida como una roca. Pasé al siguiente. “¿Qué tienes por ganar?”
“Vaaaamos”, ella se quejó, “Solo admítelo.”
Mi corazón latía con fuerza cuando Brian y la asistente social bajaron las escaleras. Aisha, por su parte, pegó una amplia y falsa sonrisa en su rostro para saludarlos. Brian hizo pasar a la mujer al segundo dormitorio, pero no entró con ella. Se detuvo para mirarme.
“Taylor, no necesitas hacer eso por tu cuenta.”
“Está bien”, dije. Mirando hacia arriba, donde Aisha estaba sentada en la encimera, agregué: “Es una buena distracción.”
“Lo siento. Creo que tardaremos solo un minuto más.”
Resultó cierto. La asistente social salió de la habitación de Aisha, echó un vistazo por el baño y luego investigó los armarios y la nevera.
La Sra. Henderson habló con Aisha, “Me gustaría que salgas al balcón por un minuto.”
“Lo que sea.” Aisha saltó del mostrador y se dirigió hacia afuera.
“Y”, dijo, volviéndose hacia Brian, “Tal vez quieras que tu amiga espere afuera también.”
“Realmente no tengo nada que esconder”, respondió, mirando hacia mí.
“Bien. Permítanme comenzar diciendo que esto es mejor que la mayoría.”
“Gracias.”
“Pero tengo preocupaciones.”
Se podía ver la expresión de Brian cambiar una fracción, ante eso.
“Leí los documentos y planes que me enviaste por correo electrónico. Usted tiene un plan sólido en mente para la contabilidad, el pago de las facturas, ayudarla con su educación, posibles gastos adicionales, el presupuesto para la ropa e incluso para ahorrar dinero para la universidad. En muchos aspectos, este es el tipo de situación que deseo, con la mayoría de mis casos.”
“¿Pero?”
“Pero cuando miro este lugar, veo que lo has hecho muy tuyo. Los muebles, las decoraciones, las obras de arte, parecen apuntar a tu personalidad, dejando muy poco espacio para Aisha, incluso en el espacio que has reservado para ella.”
Brian pareció un poco aturdido por eso. “Ya veo.”
“Mire, Sr. Laborn, debemos considerar la perspectiva de Aisha. Ella es una fugitiva en serie. Ella claramente no ve la casa de su padre como un hogar. Se debe tener cuidado adicional para asegurarse de que ella vea esto como tal. Suponiendo que ella termina aquí y no en casa de su madre.”
“Mi madre,” la expresión de Brian tomó un tono más serio.
“Soy consciente de sus preocupaciones sobre el tema de la madre de Aisha, Sr. Laborn.”
Mi celular sonó una vez en mi bolsillo de sudadera. Lo ignoré.
Brian suspiró, flaqueándose un poco, “¿Esto es reparable?”
“Sí. Involucre a Aisha en la decoración, esté dispuesto a comprometer sus gustos y su estética para que sienta que este también es su espacio”, dijo, “sé que no será fácil. Aisha es difícil a veces, estoy segura de que ambos podemos estar de acuerdo es eso.”
Estaba empezando a gravitar hacia esa conclusión yo misma.
“Sí”, Brian asintió, “Entonces, ¿qué sigue?”
“Haré una visita a la casa de su madre en una semana y media, si recuerdo bien. Si desea enviarme otro correo electrónico cuando sienta que ha enmendado este pequeño problema, y ​​las pocas cosas que le señalé durante la inspección, podría hacer arreglos para visitarlo nuevamente.”
“Eso sería fantástico.”
“Tenga en cuenta que tengo una carga de trabajo desbordante, y probablemente no pueda pasar hasta al menos una semana después de que me haya avisado.”
“Gracias”, dijo Brian.
“¿Alguna pregunta?”
Sacudió la cabeza.
“Entonces le deseo suerte. Para disculparme por el tiempo inesperado de la cita, le haré una oferta de una sola vez para quitarle a Aisha de sus manos. Si ella insiste ser suspendida, puedo presentarle a otra persona que siguió ese camino, mientras voy a las citas de esta tarde.”
Brian sonrió. No es exactamente esa sonrisa increíble que había visto tan a menudo, pero una bonita sonrisa, no obstante, “Creo que se perderá la película a la que quería ir.”
“Parece”, el trabajador social sonrió con complicidad. “Siga así, Sr. Laborn. Aisha tiene suerte de tenerlo.”
Brian se animó un poco al respecto.
La reunión no duró mucho después de eso, y Aisha fue arrastrada quejándose por la asistente social. No pude respirar con alivio hasta que se fueron. Incluso entonces, estaba inquieta, sabiendo cuán fuertes habían sido las sospechas de Aisha.
Recordando que mi teléfono había sonado, busqué mi teléfono celular para ver cuál había sido el mensaje. Mientras mantuve presionado el botón para desbloquearlo, le dije a Brian: “Aisha sabe sobre los Undersiders, parece.”
“Mierda. Lo siento”, hizo una mueca de dolor, “Si pensara que te encontrarías con ella, te habría dado una advertencia. ¿No dijiste nada?”
“Fingí no saber de qué demonios estaba hablando, por poco que sirvió. ¿Esto va a ser un problema?”
“Ella prometió que no le diría nada a nadie... y realmente me molesta que haya sido lo suficientemente indiscreta para plantear el tema con alguien a quien no había dado mi consentimiento. Pero Aisha no lo diría por contarlo. Creo que ella probablemente estaba jugando contigo.”
“Si estás seguro”, tenía mis reservas, pero no estaba segura de querer presionarlo sobre el tema, cuando ya estaba estresado.
“Bastante seguro”, suspiró.
Miré mi teléfono celular. Era de Lisa.
prdn x interrumpir besukeo. los dos tienen q volver rapido. se sta yendo todo ala mierda
Sentí un poco de calor en las mejillas mientras me tomé mucho cuidado de borrar el texto. Cuando terminé, me volví hacia Brian. “Lisa dice que algo está pasando. Ella dice que nos apresuremos a volver.”
“Que hinchapelotas”, dijo Brian. “Esperaba... ah carajo. Supongo que no vamos a armar todo esto, ¿eh?”, Me sonrió.
Le devolví la sonrisa, “En otra ocasión.”
Él me dio una mano para ayudarme a ponerme de pie. ¿Estaba siendo optimista u observadora cuando noté que su mano tal vez se demoraba medio segundo más de lo necesario en la mía?
¿Estaba una parte de mi temiendo esas posibilidades, esperando que no fuera ni un deseo mio ni una observación precisa de él? Porque no podía decir si me asustaba, o si solo quería que hubiera una parte cuerda de mí con una objeción.
Mierda. Mentalmente avancé mi línea de tiempo. No más de una semana, y tendría que llevar lo que sabía sobre los Undersiders al Protectorado. No estaba segura de confiar en mí misma por más tiempo que eso.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.08 20:46 master_x_2k Interludio III Los Custodios

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

____________________Interludio III Los Custodios____________________

El edificio que alberga la división local del Equipo de Respuesta a Parahumanos realmente no sobresalía. El exterior era todo ventanas, lo suficientemente reflexivo como para reflejar el gris oscuro moteado del cielo en lo alto. Solo un logotipo de escudo con las letras "E.R.P." lo marcó aparte de los otros edificios del centro de Brockton Bay.
Aquellos que ingresan al lobby se encuentran con una situación extraña. Por un lado, se podía ver a los diversos empleados vestidos de traje, entrando y saliendo apresuradamente del edificio, hablando en grupos. Un equipo de cuatro oficiales del EPR estaba en espera, cada uno estacionado en un área diferente del vestíbulo, equipado con el mejor equipamiento que el dinero podía comprar. Todos tenían chalecos de malla y chalecos de kevlar, cascos que cubrían sus rostros y armas de fuego. Sin embargo, el equipo era diferente, ya que dos de ellos tenían lanzagranadas colgando de correas al hombro con bandoleras de varias municiones especiales en el pecho, incluida una granada de extinción de incendios, una munición EMP y varias granadas de aturdimiento. Los otros dos tenían lo que parecía a primera vista ser un lanzallamas; si tiraran de los gatillos, expulsarían un espeso y espumoso chorro de espuma, suficiente para contener a todos menos a los villanos más fuertes y rápidos.
En marcado contraste con esto, estaba la tienda de regalos que estaría llena de jóvenes cuando terminara la escuela, luciendo una selección de figuras de acción, posters, videojuegos y ropa. Imágenes de un metro y medio de altura de los diversos miembros de equipo del Protectorado y los Custodios estaban colgados a intervalos regulares alrededor del lobby, cada una respaldada por colores brillantes.
Había un alegre guía turístico esperando pacientemente en la recepción, sonriendo con encanto a cualquiera que mirara en su dirección. Según un cronograma, guiaría a turistas y niños a las oficinas del ERP, la armería, el área de entrenamiento y el estacionamiento con las furgonetas de contención de parahumanos, mostrándoles lo que se necesitaba para administrar a los héroes locales. Para aquellos dispuestos a pagar por la gira premium, esperar hasta dos horas y sufrir la escolta de un escuadrón ERP, habría una parada adicional en la gira: un vistazo al Cuartel de los Custodios.
Cuando un agobiado equipo de jóvenes héroes se tambaleó hacia el vestíbulo, sin embargo, no hubo una gira, solo una mujer corpulenta con pelo corto. Llevaba una chaqueta y una falda de traje azul marino, y esperaba con un par de hombres de aspecto severo con trajes justo detrás de ella. Sin decir palabra, los condujo a través de una puerta detrás de la recepción y hacia una sala de reuniones.
“Directora Piggot. Señora,” Aegis la saludó, su voz tensa. Su traje estaba hecho jirones, y era más carmesí con su propia sangre que su blanco original. Estaba tan estropeado que su identidad civil podría haber sido revelada, si no fuera por la sangre seca y los trozos de carne que le habían quitado, algunas de las heridas tenían medio metro de ancho.
“Dios mío, Aegis,” sus cejas se elevaron una fracción, “Estás echo una porquería. ¿Qué pasa con tu voz?”
“Pulmón perforado, señora”, dijo Aegis con voz áspera, “creo que hay un agujero en mi pecho y espalda.” Como para demostrar, metió los dedos en la cavidad de su pecho.
La directora Piggot no apartó la vista, pero uno de los hombres que estaba detrás de ella se veía con un toque verde, “Puedo tomar tu palabra. No necesitas pasar tu brazo a través de tu pecho para demostrarlo.”
Aegis sonrió y retiró la mano de su pecho.
Su expresión se endureció, “No estaría sonriendo en este momento.”
La sonrisa de Aegis cayó. Miró por encima del hombro a sus compañeros de equipo. Gallant, Kid Win, Vista, Browbeat y Clockblocker llevaban expresiones adecuadamente sombrías.
“Esto fue un fiasco”, les dijo.
“Sí, señora. Perdimos”, admitió Gallant.
“Perdieron, sí. Eso es lo de menos. También causaron cantidades terribles de daño a la propiedad. Me temo que toda la destrucción causada por la niña mimada[[1]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%201%20espa%C3%B1ol.docx#_ftn1) de New Wave es también su responsabilidad, ya que la invitaron a participar. _Sin mi permiso._”
“Yo la invité”, dijo Gallant, “asumiré la culpa, y usted puede tomar los costos por el daño a la propiedad de mi fideicomiso.”
La Directora Piggot le ofreció una sonrisa delgada y completamente carente de humor, “Veo que le haces honor a tu nombre. Sí, estoy segura de que esa es la mejor manera de transmitir el mensaje. Tus compañeros de equipo y yo sabemos quién eres debajo de la máscara. De todos aquí, incluida yo misma, eres el más capaz de manejar una multa de decenas de miles de dólares.”
“No lo negaré, señora”, Gallant ahogó las palabras.
“Me temo que soy una creyente en el castigo, cuando se debe castigar. Tomar dinero de alguien con dinero de sobra no va a significar nada. Todos ustedes compartirán la cuenta entre ustedes. Como no puedo tocar los fondos fiduciarios que el ERP estableció para ustedes, tendré que conformarme con recortarles el sueldo. Tal vez la próxima vez, el resto de ustedes puede convencer a Gallant a que no invite a su novia”
Las protestas se superpusieron. “¡Su hermana estaba en el banco! ¡Ella hubiera ido de todos modos!” “¡Comienzo la universidad el próximo otoño!”
La Directora Piggot simplemente aguantó los argumentos y las quejas. Una persona más cínica incluso podría sugerir que disfrutaba oyéndolas. Cuando pasaron uno o dos minutos y estaba claro que ella no iba a responder o ser arrastrada a una discusión, los jóvenes héroes se sumieron en un huraño silencio. Se aclaró la garganta y habló de nuevo.
“Kid Win. Estoy muy interesada en saber de esta arma que desplegaste en el campo de batalla.”
“¿Mi Cañón Alternador?” Preguntó Kid Win, encogiéndose solo un poco.
“Tendrás que perdonarme”, sonrió Piggot, “El papeleo llega a ser un poco demasiado a veces. ¿Tal vez sabes dónde encontrar la documentación de nuestros equipos militares y científicos para este Cañón Alternador?”
“Dios, Kid”, Aegis gimió por lo bajo, con su voz arruinada.
Kid Win parecía más molesto por la reacción de Aegis que por otra cosa, “Yo, uh. Aún no lo he aclarado oficialmente. Solo pensé que sería mejor usar el cañón y hacer todo lo posible para detener el robo.”
“Ahí es donde estarías equivocado”, le dijo Piggot, “La realidad es que el dinero que se tomó del banco está muy abajo en mi lista de prioridades. Incluso puedes llegar a sugerir que no me importa.”
“Director-” comenzó Aegis. Él no llegó a terminar.
“Lo que me importa es la percepción pública de las capas. Me importa asegurarme de que obtengamos suficientes fondos para mantener a los Custodios, el Protectorado y los escuadrones del ERP pagados y equipados. Sin eso, todo lo que he trabajado para construir se viene abajo.”
“¿Qué vas a hacer?”, Le preguntó Kid Win.
“El cañón se desmantela, primero que nada.”
“¡No!” Aegis y Kid Win hablaron al mismo tiempo. La Directora Piggot pareció brevemente sorprendida por el desafío.
“Empecé con el Cañón Alternador, así tendría algo que sacar en caso de una amenaza de Clase A”, dijo Kid Win, “Deshacerse de él sería un total desperdicio. No me importa si nunca puedo usarlo de nuevo. Dáselo a tu escuadrón ERP. Le enseñaré a alguien cómo funciona. Puedes montarlo en uno de tus camiones o algo así.”
La Directora Piggot frunció el ceño, “La cantidad de tiempo y dinero que eso requeriría, para un evento que podría nunca ocurrir... no. Supongo que puedes quedarte el cañón.”
Kid Win prácticamente se hundió con alivio.
“Pero cualquiera que sea la fuente de poder, la vas a remover, y la mantendré bajo llave. Si una amenaza Clase A entra en juego, te la entregaré. Y el cañón todavía pasa por el proceso de revisión estándar para todo el material creado por Artesanos. Si no pasa la revisión, si estabas poniendo a las personas y a la propiedad en riesgo indebido con lo que hiciste hoy, me temo que podrías enfrentar una multa sustancial o un tiempo en la cárcel.”
Kid Win empalideció.
“¡Directora!” Aegis gruñó la palabra, dando un paso adelante.
“Cállate, Aegis”, gruñó Piggot, “Escucharte tratando de hablar con un pulmón perforado me duele a mí, y por mucho que admiro que defiendas a tu equipo, tu única bocanada de aire se desperdicia aquí.”
Kid Win se volvió hacia Aegis y le ofreció una pequeña sonrisa de disculpa.
“Kid Win, vienes con nosotros para una revisión disciplinaria. Todos los demás pueden retirarse. El grupo de turistas pasará por su alojamiento en una hora, y es probable que haya más de unos pocos periodistas mirando por la ventana. Traten de limpiarse para las fotos que indudablemente van a aparecer en los periódicos de mañana. Por favor.”
Los dos hombres vestidos de traje marcharon al miserable Kid Win por la puerta después de la Directora Piggot. Kid Win le lanzó una mirada preocupada a su equipo antes de que lo sacaran de la vista.
“Hagamos un recuento”, Aegis gruñó, “Gallant o Clockblocker al frente, ustedes decidan quién.”
El equipo salió caminando de la sala de reuniones y se dirigió a su ascensor reservado. Fue diseñado por Artesanos para impresionar a los turistas y ser mucho más seguro. Las secciones entrelazadas de metal se desplegaron y se deslizaron fuera del camino mientras se acercaban, luego se cerraron detrás de ellos. Bajaba de forma tan suave que era casi imposible saber si el ascensor se estaba moviendo.
Salieron a un largo pasillo de acero cromado.
“Voy a tener pesadillas”, gruñó Clockblocker, mientras tocaba con cuidado las ronchas alrededor de su nariz y boca, “Pesadillas con montones y montones de arañas.”
En el otro extremo del pasillo, llegaron a una terminal de seguridad. Aegis señaló a Clockblocker.
“¿Usualmente no lo haces tu?”
“Puede que tenga la retina desprendida”, admitió Aegis con su voz vacilante, “No quiero fallar el escaneo.”
Clockblocker asintió vacilante, luego se inclinó hacia delante para dejar que el terminal escrutara sus ojos. Las puertas de acero hicieron clic, luego se abrieron con un zumbido apenas audible, dejando que los jóvenes héroes y heroínas se abrieran camino en el área principal de su cuartel general.
La habitación tenía forma de cúpula, pero había secciones de pared que podían desmontarse y reordenarse sobre la marcha. Algunos habían sido creados para darles a los diferentes miembros del equipo sus habitaciones individuales, mientras que otros enmarcaban los umbrales que conducían a las duchas, el cuarto de archivo y su sala de prensa / reunión. Una serie de computadoras y monitores de gran tamaño estaban conectadas en red a un lado de la sala, rodeados por media docena de sillas. Uno de los monitores mostraba una cuenta atrás para el siguiente grupo de turistas, mientras que otros mostraban imágenes de cámaras en ubicaciones clave de la ciudad. El Banco Central era uno de ellos, una imagen oscura marcada por el rojo y el azul de las sirenas de la policía.
“¿Shadow Stalker está ausente?”, Preguntó Gallant.
“No pudo llegar a tiempo”, gruñó Aegis, “le dije que se quedara dónde estaba.”
“Ella va a odiar eso. ¿No tiene un gran odio por Grue?”, Preguntó Clockblocker.
“Parte de la razón”, Aegis gruñó las palabras, “le dije que se quedara. No necesito eso. Voy a ducharme. Curarme las heridas. Ustedes hagan el recuento de los hechos.”
“Claro que sí, Jefe,” Clockblocker saludó estilo militar. “Que te mejores.”
"Putos perros mutantes", murmuró Aegis, mientras se dirigía al baño. Se quito la mitad superior de su disfraz hecho jirones antes de que cruzar la puerta.
“¿Vista? ¿Puedes ir a agarrar la pizarra? Trae dos.” Gallant se volvió hacia su miembro más joven. Vista casi saltó en su apuro para seguir la orden.
“¿Qué le va a pasar a Kid?” Browbeat habló por primera vez, “No sé cómo funciona todo esto. ¿Es serio?”
Gallant consideró por un momento, “Podría ser, pero mi instinto me dice que Piggy solo quiere asustarlo. Tiene que dejar de probar los límites con las personas a cargo, o va a tener problemas reales en algún momento.”
“Entonces, no es exactamente el mejor comienzo para tu nueva carrera, ¿eh?” Clockblocker giró hacia Browbeat.
“Caraja, no me molestaría tanto si supiera lo que sucedió”, Browbeat se estiró, y sus músculos comenzaron a disminuir de tamaño, “Al menos entonces podría averiguar qué hacer mejor la próxima vez. Todo lo que sé es que de repente estaba ciego y sordo, y cuando traté de moverme, todo se torció por el camino equivocado. Entonces creo que me aturdieron.”
Vista regresó, arrastrando un par de pizarras en marcos de ruedas detrás de ella.
“Mantén ese pensamiento”, Gallant le dijo a su miembro más nuevo, “Hey, Clock, ¿no te importa si tomo el mando?”
Clockblocker aún usaba las yemas de sus dedos para explorar los bultos levantados en su rostro, “Adelante. Voy a posponer las cosas lo más que pueda en lo del liderazgo.”
“Eres el más viejo después de Carlos. ¿Solo serán tres o cuatro meses antes de que seas el miembro más antiguo?”
“Y mantendré esa posición ni siquiera el resto del verano antes de graduarme y pasarte el manto a ti,” Clockblocker sonrió despreocupadamente, “No te preocupes. Toma el control.”
Gallant se quitó el casco y lo sostuvo en una mano, pasándose los dedos por el cabello rubio húmedo por el sudor. Sonrió triunfante a Vista mientras colocaba las pizarras blancas para que todos pudieran verlas, “Gracias.”
Gallant no necesitó usar su poder para obtener una respuesta emocional de la heroína de trece años. Ella se puso de un rosa brillante. No podría haber ninguna duda para los presentes de que le gustaba su compañero de equipo mayor.
“De acuerdo muchachos”, dijo Gallant, “antes de comenzar, creo que es importante aclarar algunas cosas. En primer lugar, lo más importante, hoy no fue un fracaso. Incluso diría que hoy fue una victoria para los buenos, y comenzamos a establecer eso aquí y ahora.”
Se tomó un segundo para medir las reacciones incrédulas de su audiencia, luego sonrió.
“Los Undersiders. Hasta el momento, han pasado desapercibidos, pero más recientemente han comenzado a realizar trabajos de mayor perfil. Golpearon al casino Ruby Dreams hace cinco semanas, y ahora acaban de robar el banco más grande de Brockton Bay. Esta vez tuvimos la suerte de ponernos en su camino. Eso significa que finalmente tenemos información sobre su grupo.”
Se volvió hacia la pizarra y escribió los nombres de sus oponentes. Grue, Tattletale y Hellhound fueron al primer tablero, con líneas que separan el tablero en tres columnas. Escribió a Regent en el segundo tablero, trazó una línea y luego dudó en la quinta y última columna. "¿Se nombró a sí mismo? ¿El tipo con los bichos?”
“Chica”, lo corrigió Clockblocker, “estaba hablando con los rehenes después de que los Undersiders se escaparon. Dijo que tenía miedo de moverse porque ella iba a hacer que lo mordiera. Me llevó un poco darme cuenta de lo que quería decir exactamente. El pobre tipo estaba en estado de shock.”
“¿Pero no sabemos cómo se llamaba a sí misma?”
Nadie tenía ninguna respuesta a eso.
“Entonces tenemos que acordar un nombre para ella, o la documentación va a ser inconsistente. ¿Sugerencias para un nombre para la chica bicho?”
“¿Larva? ¿Gusano?” Browbeat le ofreció, “¿Pegarle un nombre de porquería?”
“No queremos hacer eso”, suspiró Clockblocker, “Tal vez si hubiésemos ganado, podríamos salirnos con la nuestra, pero no se ve tan bien si la prensa informa que nos pateó el culo alguien llamado gusano.”
“¿Stinger?
[
[2]](file:///C:/Users/Fernando/Documents/Books/Wildbow/Worm%201%20espa%C3%B1ol.docx#_ftn2)¿Pestilence?” Sugirió Vista.
Clockblocker se giró en la silla y tecleó los nombres en la computadora, “Tomados. Stinger es un villano en California con armadura de poder, un jetpack y misiles guiados, y Pestilence es un psicópata espeluznante en Londres.”
"¿Skitter?" Gallant soltó el nombre al aire.
Hubo un ruido de teclas cuando Clockblocker tecleó, “No está tomado.”
“Entonces sirve”, Gallant escribió el nombre en la pizarra, “Ahora intercambiamos ideas. Aquí es donde recuperamos nuestras pérdidas del día, calculamos un ángulo para poder ganar la próxima vez. Así que no se contengan. Compartan cualquier detalle, sin importar cuán insignificante sea.”
“El poder de Grue no es solo la oscuridad. No puedes escuchar allí tampoco. Y también se siente extraño”, dijo Browbeat, “Hay resistencia, como si estuvieras bajo el agua, pero no flotando.”
“Bien”, Gallant escribió eso en la columna de Grue, “¿Siguiente?”
“Los mutantes que hace Hellhound. ¿Los perros? Ella no los controla con su mente. Están entrenados”, ofreció Vista, “Ella les dice qué hacer con silbidos, gestos.”
“Sí, buen punto, me di cuenta de eso”, respondió Gallant, agregando con entusiasmo otra nota a la pizarra.
“La chica con los bichos... Skitter. Es todo lo contrario. Ella tiene un gran control sobre ellos”, agregó Clockblocker.
“¡Sí!”
“Además, según la rehén con la que hablé, ella dijo que puede sentir las cosas a través de sus bichos, que es cómo vigilaba a los rehenes.”
No pasó mucho tiempo antes de que la mayoría de las columnas estuvieran lo suficientemente llenas como para que Gallant tuviera que girar las pizarras para usar las partes traseras.
Carlos regresó de la ducha, con pantalones deportivos y una toalla alrededor de los hombros. Era puertorriqueño, su cabello largo. Su cuerpo estaba limpio de sangre, salvo algunos residuos de restos de heridas irregulares en sus brazos, estómago y pecho. Había cosido torpemente los cortes y las hendiduras, lo que hizo sorprendentemente poco para que fueran más fáciles de ver. Se sentó en una silla y agregó su aporte para las listas, que no fue demasiado. Había estado incapacitado durante demasiado de la pelea para tener mucho que decir.
Hubo un ruido abrasivo de la computadora ya que cada monitor de repente brilló en amarillo. Los Wards se apresuraron a ponerse sus máscaras. Aegis agarró una de repuesto de un cajón de las computadoras.
La entrada se abrió con un zumbido y Armsmaster entró, acompañado por la atractiva Miss Militia. Vestía un uniforme militar modificado, lo suficientemente ajustado en las áreas esenciales para acentuar sus curvas, luciendo un pañuelo alrededor de la boca con una bandera estadounidense bordada y una faja similar alrededor de la cintura. Lo más llamativo, sin embargo, fue el gran lanzacohetes que sostenía sobre sus hombros de la misma manera que un levantador de pesas podría sostener una barra.
“Armsmaster", Gallant se puso de pie, "Es bueno verlo, señor. Miss Militia, siempre es un placer.”
“Siempre el caballero”, los ojos de Miss Militia insinuaron la sonrisa detrás de su bufanda, “Trajimos un invitado.”
Siguiendo detrás de Armsmaster y Miss Militia, estaba una adolescente con una túnica blanca envolvente. Panacea. Ella tenía una tarjeta de identificación con un cordón alrededor de su cuello, con su foto y la palabra "INVITADO" en letras azules brillantes.
“Ella tuvo la amabilidad de ofrecerse voluntariamente para venir y curarlos”, Miss Militia les dijo a los jóvenes héroes, “No puedo enviarlos a casa con heridas horribles y cientos de picaduras de insectos, ¿o sí? Eso los dejaría en evidencia.”
Cambió la posición del lanzacohetes sobre sus hombros, y se disolvió en una mancha de energía verde-negra. La energía se encendió y se arqueó alrededor de ella por unos breves instantes, luego se materializó en una ametralladora. Solo mantuvo esa forma durante unos segundos antes de parpadear y solidificarse en un rifle de francotirador, luego un arma de arpón, y finalmente se quedó en la forma de un par de uzis, uno en cada una de sus manos. Ella apenas parecía darse cuenta, más allá de la acción automática de enfundar las armas.
“Quería agradecerles por venir a salvarme”, dijo Panacea, tímidamente, “y por dejar que Glory Girl venga con ustedes.”
Gallant sonrió, luego, en un tono más preocupado, preguntó: “¿Ustedes dos están bien?”
Panacea negó con la cabeza, “Tattletale encontró una forma de atravesar la invencibilidad de mi hermana. Glory Girl fue picada bastante mal, por eso no vine antes. Creo que te golpea más fuerte, psicológicamente, cuando eres prácticamente invencible pero te lastiman de todos modos. Pero estamos bien ahora. Ella ha sanado, pero está malhumorada. Yo-- Yo estoy bien. Un golpe en mi cabeza, pero estoy bien.”
“Bien.”
Armsmaster estaba en la pizarra, repasando los puntos. “Me gusta esto. Pero esta...” Tocó la columna titulada Tattletale, “Casi vacía.”
“Ninguno de nosotros se encontró con ella, y los rehenes no tenían nada que decir sobre ella”, respondió Gallant.
“Panacea podría ayudar allí”, ofreció Miss Militia.
Todos los ojos se volvieron hacia la chica.
“Yo-- Pasaron muchas cosas", se cubrió Panacea.
“Cualquier detalle ayuda.”
“Um. Lo siento”, dijo, mirando hacia abajo al suelo, “me golpearon en la cabeza, pero mi poder no funciona conmigo misma, y no soy del tipo de personas que salen disfrazadas y se meten en peleas, así que temiendo por mi vida… no lo sé. Todo eso… No puedo ordenar mis pensamientos todavía.”
“Cuanto antes-” comenzó Armsmaster.
“Está bien”, lo interrumpió Miss Militia, “Amy, ¿por qué no empiezas a ocuparte de los Custodios? Si algo te viene a la mente, cualquier cosa que los Undersiders hayan dicho o hecho, o cualquier pista que creas que pueda ayudar, compártelo después, ¿está bien?”
Panacea sonrió agradecida a la heroína, luego se volvió hacia el grupo, “¿Quién necesita más ayuda? ¿Aegis?”
“Viviré”, dijo Aegis, “puedo ser el último.”
Gallant levantó vacilante su mano, “Uno de los perros del Hellhound se estrelló contra mí. Creo que podría tener una costilla rota. Los paramédicos me dieron el visto bueno, pero quiero estar más seguro de que no estoy arriesgando un pulmón perforado o algo así.”
Panacea frunció el ceño, luego hizo un gesto hacia el otro extremo de la habitación, “Te echaré un vistazo allí, ¿está bien?”
“Que sorpresa, el novio de Glory Girl recibe un tratamiento especial”, Clockblocker sonrió para dejar en claro que solo estaba bromeando. Gallant solo sonrió en respuesta.
La pareja fue a la alcoba de Gallant, y ella lo sentó en la cama antes de ponerle una mano en el hombro. Se echó la capucha hacia atrás y frunció el ceño.
“No tienes un pulmón perforado. Tienes una costilla fracturada, pero ni siquiera tienes tanto dolor. Por qué-”
“Mentí. Quería hablar contigo, solo”, le tomó la mano.
Ella frunció el ceño y retiró su mano como si la hubiera mordido. Como para asegurarse doblemente de que no volvería a agarrar su mano, se cruzó de brazos.
“Sabes que puedo percibir emociones”, dijo, “Las emociones de todos, como una nube de colores a su alrededor. No puedo apagarlo. Es solo como veo el mundo.”
“Victoria lo mencionó.”
“Por eso eres un libro abierto para mí. Sé que tienes miedo. No… estás aterrorizada, y es por eso que no estás hablando.”
Suspiró y se sentó en la cama, tan lejos de Gallant como pudo.
“Nunca quise estos poderes. Nunca quise poderes, punto.”
El asintió.
“Pero los obtuve de todos modos, y recibí atención internacional por eso. La sanadora. La chica que podría curar el cáncer con un toque, hacer a alguien diez años más joven, volver a crecer miembros perdidos. Estoy obligada a ser un héroe. Cargada con esta obligación. No podría vivir conmigo misma si no usara este poder. Es una gran oportunidad para salvar vidas.”
“¿Pero?”
“Pero al mismo tiempo… no puedo curar a todos. Incluso si voy al hospital todas las noches durante dos o tres horas a la vez, hay miles de otros hospitales que no puedo visitar, decenas de millones de personas con una enfermedad terminal o que viven en un infierno personal donde están paralizadas. o en constante dolor. Estas personas no merecen enfrentar eso, pero no puedo ayudarlos a todos. No puedo ayudar al uno por ciento de ellos aun si invierto unas veinte horas al día.”
“Tienes que concentrarte en lo que puedes hacer”, le dijo Gallant.
“Suena más fácil de lo que es,” contestó Panacea, con un toque de amargura, “¿Entiendes lo que significa curar a algunas de estas personas? Siento que cada segundo que me tomo es un segundo que he fallado de alguna manera. Durante dos años, ha sido esta… presión. Me acuesto en la cama, me despierto por la noche y no puedo dormir. Entonces me levanto y voy al hospital a medianoche. Voy a pediatría, curo a algunos niños. Voy a la unidad de cuidados intensivos, salvo algunas vidas… y lo hago de forma automática. Ni siquiera puedo recordar a las ultimas personas que salvé.”
Ella suspiró de nuevo, “¿La última persona que realmente recuerdo? Fue quizás hace una semana, estaba trabajando en un niño. Él era solo un niño pequeño, un inmigrante de El Cairo, creo. Ectopia Cordis. Eso es cuando naces con tu corazón fuera de tu cuerpo. Estaba poniendo todo en el lugar correcto, dándole la oportunidad de una vida normal.”
“¿Qué lo hizo tan memorable?”
“Lo resentía. Estaba acostado allí, profundamente dormido, como un ángel, y por solo un segundo, consideré simplemente dejarlo. Los doctores podrían haber terminado el trabajo, pero hubiera sido peligroso. Podría haber muerto si lo hubiera dejado sobre la mesa, el trabajo a medio hacer. Lo odiaba.”
Gallant no dijo nada. Frunciendo el ceño, Panacea miró hacia abajo al suelo.
“No, odiaba que él tendría una vida normal, porque había renunciado a la mía. Tenía miedo de cometer un error intencionalmente. Que podría dejarme estropear el procedimiento en este niño. Podría haberlo matado o arruinado su vida, pero habría aliviado la presión. Bajar las expectativas, ¿sabes? Tal vez incluso hubiera rebajado mis propias expectativas sobre mí. Yo… Yo estaba tan cansada. Tan exhausta. En verdad consideré, por el momento más breve, abandonar a un niño para que sufra o muera.”
“Eso suena más que solo agotamiento”, respondió Gallant, en voz baja.
“¿Es así como comienza? ¿Es este el punto en que empiezo a ser como mi padre, quienquiera que sea?”
Gallant dejó escapar un suspiro lento, “Podría decir que no, que nunca vas a ser como tu padre. Pero estaría mintiendo. Cualquiera de nosotros, todos nosotros, corremos el riesgo de encontrar nuestro propio camino por ese sendero. Puedo ver la tensión que estás experimentando, el estrés. He visto gente quebrarse por menos. Así que sí. Es posible.”
“Está bien”, dijo, en voz baja. Esperó a que ella elaborara, pero no lo hizo.
“Toma un descanso. Piensa en ello como algo que tienes que hacer, para recargar tus baterías y ayudar a más personas a largo plazo.”
“No creo que pueda.”
Se sentaron en silencio por unos momentos.
Se volvió hacia ella, “Entonces, ¿qué tiene esto que ver con lo que sucedió en el banco?”
“Ella sabía todo. Esa chica Tattletale. Dijo que es psíquica, y por lo que dijo, lo que sabía, lo creo.”
Gallant asintió.
“¿Sabes cómo es hablar con gente como ella? ¿Como tú? Sin ofender. Construyes esta máscara, te engañas pensando que todo es normal y te obligas a mirar más allá de los peores aspectos de ti mismo... y luego estos Gallants y Tattletales simplemente te desnudan. Te obligan a enfrentarlo todo.”
“Lo siento.”
“Dijiste que no puedes apagarlo, ¿verdad? Realmente no puedo culparte. Es solo… es difícil estar cerca. Especialmente después de lidiar con Tattletale.”
“¿Qué dijo ella?”
“Ella amenazó con hablar sobre cosas. Cosas más difíciles de lo que acabo de contarte, supongo. Amenazó con decirme cosas que simplemente no quiero saber. Dijo que usaría lo que sabía para arruinar mi relación con Victoria y el resto de mi familia”, Amy se abrazó sola.
“Mi hermana es todo lo que tengo. La única persona sin expectativas, que me conoce como persona. Carol nunca realmente me quiso. Mark está clínicamente deprimido, así que por más agradable que sea, está demasiado concentrado en sí mismo para ser realmente un padre. Mi tía y mi tío son dulces, pero tienen sus propios problemas. Entonces somos solo yo y Victoria. Ha sido así casi desde el principio. Ese petulante pequeño monstruo amenazó con separarnos a mi hermana y a mí usando otra cosa más que yo no quería, otra cosa sobre la que no tenía control.”
Gallant comenzó a hablar y luego se detuvo.
“¿Qué?”
“¿Esto… tiene algo que ver con los… sentimientos bastante fuertes que tienes hacia mí?”
Panacea se quedó quieta.
“Lo siento”, se apresuró a decir, “No debería haberlo mencionado.”
“No deberías haberlo hecho”, se levantó y comenzó a caminar hacia la puerta.
“Mira, si alguna vez necesitas hablar…” ofreció.
“Yo-”
“Probablemente no quieras que sea yo, está bien. Pero mi puerta siempre está abierta, y puedes llamarme a cualquier hora. Sólo para que lo sepas.”
“Está bien”, respondió ella. Luego ella se acercó a él y le tocó el hombro, “Listo. Hematomas desaparecidos, retocadas las costillas.”
“Gracias”, respondió, abriendo la puerta para ella.
“Cuida a mi hermana, ¿está bien? ¿Hazla feliz?”, Murmuró, mientras dudaba en la puerta.
“No hace falta decirlo.” Se reincorporaron al grupo principal.
Cada cabeza en la habitación se volvió cuando Panacea tomó el marcador junto a las computadoras. Con una expresión sombría en su rostro, comenzó a llenar la sección de Tattletale de la pizarra.
[1] Golden child:La niña mimada, hija favorita, de la que la familia siempre se pone de lado.
[2]Stinger: Aguijón

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.15 07:49 master_x_2k Caparazón III

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

________________________Caparazón III________________________

Alec, sorprendentemente, fue quien rompió el silencio abrumador. “Déjame ponerlo de esta manera. Cuando obtuviste tus poderes, ¿tenías un buen día?
No tuve que pensar mucho. “No.”
“¿Estaría equivocado si supusiera que estabas teniendo el peor día de tu vida, cuando obtuviste tus poderes?”
“Segundo peor,” respondí en voz baja, “¿Es así para todos?”
“Casi. Los únicos que lo tienen fácil son los capas de segunda generación. Los hijos de personas que tienen poderes.”
Lisa se inclinó hacia adelante, poniendo los codos sobre la mesa, “Así que si necesitabas otra razón para pensar que Glory Girl es una perra privilegiada, no busques más.”
“¿Por qué?” Pregunté, “¿Por qué pasamos por eso?”
“Se llama el evento desencadenante[1],” me respondió Lisa, “los investigadores teorizan que por cada persona con poderes, hay de una a cinco personas con el potencial para obtener poderes, que no han cumplido las condiciones necesarias para un evento desencadenante. Necesitas ser empujado al borde. Situaciones de pelea o corre llevadas hasta sus límites, más allá de los límites, incluso. Entonces tus poderes comienzan a surgir.”
“Básicamente,” dijo Alec, “para que tus poderes se manifiesten, algo realmente horrible va a tener que pasarte.”
“Lo que puede ayudar a explicar por qué los villanos superan a los héroes dos a uno,” señaló Lisa, “O por qué los países del tercer mundo tienen las densidades más altas de personas con poderes. No capas, pero mucha gente con poderes.”
“¿Pero las personas que tienen padres con poderes?”
“No necesitan un evento tan intenso como para mostrar sus poderes. Glory Girl obtuvo sus poderes al recibir una falta mientras jugaba baloncesto en la clase de gimnasia. Lo mencionó en algunas entrevistas que dio.”
“Así que básicamente nos pediste que compartiéramos los detalles sobre los peores momentos de nuestras vidas,” dijo Alec, antes de tomar otro bocado de su hamburguesa.
“Lo siento,” respondí.
“Está bien,” Brian me aseguró: “Es una de esas cosas que solo escuchas de otras capas, y solo nos conoces a nosotros.” Tal vez oirías más sobre los eventos desencadenantes si tomases una clase de la universidad en estudios parahumanos, pero dudo que tengas una visión completa allí. Tienes que pasar por ello tú mismo.”
Lisa se acercó y me revolvió el pelo, “No te preocupes por ello.”
¿Por qué mencioné los orígenes? Eventualmente habría sido mi turno, y habría tenido que compartir mi propia historia.
Quizás quería hacerlo..
“Lisa dijo que ustedes estaban hablando de mí, hablando de que pensaban que estaba pasando un tiempo difícil, especulando sobre lo que era,” logré decir, “No lo sé, creo que una parte de mí quiere hablar de ello asi no llegan a conclusiones equivocadas. Hablar sobre cuando obtuve mis poderes. Pero no sé si puedo entrar en eso sin arruinar el ambiente.”
“Ya arruinaste el ambiente, zonza.” Esto de Alec.
Brian le dio un puñetazo en el brazo, haciéndole aullar. Mirando a Brian, Alec agregó a regañadientes, “lo que significa que no hay ninguna razón para no hacerlo, supongo.”
“Adelante,” Lisa me alentó.
“No es una historia increíble,” le dije, “pero tengo que decir algo antes de comenzar.” Ya se lo dije a Lisa. La gente de la que estoy hablando... No quiero que se vengues de ellos en mi nombre ni nada. Necesito estar segura de que no lo harán.”
“¿Quieres vengarte tú misma?,” Preguntó Alec.
Me sentí un poco falta de palabras. Realmente no podía explicar por qué no quería que interfirieran, “Realmente no lo sé. Creo... creo que siento que si ustedes se metieran y los golpearan o los humillaran o les hicieran disculparse con lágrimas en los ojos, no sentiría que hubiera tratado las cosas yo misma. No habría ningún cierre emocional.”
“Así que lo que sea que escuchemos, no actuamos en consecuencia,” aclaró Brian.
“Por favor.”
“Es tu prerrogativa,” dijo, sacando un zucchini frito del plato de Lisa y mordiéndolo por la mitad. Ella empujó su plato más cerca de él.
“Lo que sea,” dijo Alec.
Me tomé unos segundos para obtener unos bocados de mi hamburguesa con tocino y compuse mis pensamientos antes de comenzar.
“Hay tres chicas en la escuela que... han estado haciendo mi vida bastante jodidamente miserable. Haciendo prácticamente todo lo que se les ocurrió para hacer que la escuela apestara, humillarme, lastimarme. Cada una de las tres tenía su enfoque individual, y por un buen tiempo, era como si estuvieran tratando de superarse a la otra en cuanto a la creatividad o la mala intención que tenían.”
Mi corazón latía con fuerza cuando levanté la vista de mi plato para comprobar las expresiones en las caras de los demás. Esta es quien soy, _pensé. _De aquí es de donde vengo. Cuando escucharan de la verdadera yo, sin las nociones o ideas que se les habían ocurrido acerca de mí o lo capaz que era, ¿cómo reaccionarían?
“Siguió durante casi un año y medio antes de que todo se calmara. El año pasado, alrededor de noviembre, ellas... no sé. Era como si se aburrieran. Las bromas se hicieron más suaves, luego se detuvieron por completo. Las burlas se detuvieron, al igual que la mayoría de los mensajes de odio. Me ignoraron, me dejaron en paz.”
“Seguí esperando que volviera a pasar algo malo. Pero hice una amiga, una de las chicas que a veces se había unido a las burlas vino a mí y se disculpó. No es uno de los matones más importantes, más como una amiga de una amiga de los matones, supongo. Ella me preguntó si quería pasar el rato. Estaba demasiado tímida, le dije que no, pero igual paso, hablamos antes y después de las clases y almorzábamos juntas. El que se acercara y se volviera mi amiga fue una de las principales razones por las que podía pensar que el hostigamiento estaba por terminar. Nunca bajé la guardia cerca de ella realmente, pero ella era muy comprensiva sobre ello.”
“Y durante la mayor parte de noviembre y las dos semanas de clases antes de las vacaciones de Navidad, nada. Me dejaban en paz. Pude relajarme.”
Suspiré, “Eso terminó el día que volví de las vacaciones de invierno. Supe, instintivamente, que me estaban jugando una mala pasada, que estaban esperando antes de que hacer su siguiente truco, para que tuviera más impacto. No pensé que serian tan pacientes al respecto. Fui a mi casillero, y bueno, obviamente habían saqueado los basureros de las chicas o algo así, porque habían apilado tampones y almohadillas usadas en mi casillero. Casi lo llenaron.”
“Ew,” interrumpió Alec, dejando su comida, “Estaba comiendo.”
“Lo siento,” miré mi plato, pinche un trozo de tocino, “puedo parar, está bien.”
“Termina ahora,” me ordenó Brian, si puedes decir que me estaba ordenando amablemente. Miró furioso a Alec.
Tragué saliva, sintiendo un rubor en mi cara, “Era bastante obvio que lo habían hecho antes de que la escuela cerrara por Navidad, solo por el olor. Me incliné para vomitar, allí mismo en un pasillo abarrotado, todos mirando. Antes de que pudiera recuperarme o dejar de perder mi desayuno, alguien me agarró por el pelo, lo suficientemente fuerte como para herirme, y me metió en el casillero.” Había sido Sophia, estaba casi segura: era la más agresiva físicamente de las tres. Pero estos chicos no necesitaban saber su nombre.
¿Por qué había hablado esto? Ya me estaba lamentando. Miré a los demás, pero no podia leer sus expresiones.
No podía dejar la historia sin terminar, después de llegar tan lejos, a pesar de cuanto quería hacerlo. “Cerraron el casillero y le pusieron traba. Estaba atrapada allí, con este olor rancio y vómito, apenas capaz de moverse, estaba tan lleno. Todo lo que podía pensar era que alguien había estado dispuesto a ensuciarse tanto las manos para joderme, pero de todos los estudiantes que me habían visto metida en el casillero, nadie estaba buscando a un conserje o un maestro para que me dejaran salir.”
“Entré en pánico, enloquecí. Mi mente se fue a otro lado, y encontró los bichos allí. No es que supiera lo que eran, en ese punto. No tenía sentido de la proporción, y con toda la información que mi poder me daba entonces, mi cerebro no sabía cómo procesarlo todo. Por lo que yo sabía, a mi alrededor, en las paredes de la escuela, en las esquinas y arrastrándose por el sucio interior del casillero, había miles de estas cosas rastreras, extrañas, distorsionadas, cada una de las cuales empujaba cada pequeño detalle sobre sus cuerpos y su jodida biología en mi cabeza.
Suspiré, “Es difícil explicar cómo es, que se te abra un nuevo sentido, pero no puedes entenderlo todo. Cada sonido que escuchaban volvía a mí cien veces mas fuerte, con el tono y todo lo demás estropeado como si quisieran hacer que fuera tan desagradable y doloroso escucharlo como fuera posible. Incluso lo que estaban viendo, es como tener los ojos abiertos después de estar en la oscuridad durante mucho tiempo, pero los ojos no estaban unidos a mi cuerpo, y lo que estaban viendo era como mirar dentro de un caleidoscopio mugriento y sucio. Miles de ellos. Y no sabía cómo desactivarlo.”
“Carajo,” dijo Lisa.
“Cuando alguien finalmente me dejó salir, salí peleando. Mordiendo, arañando, pateando. Gritando incoherentemente. Probablemente haciendo un buen espectáculo para todos los chicos que habían salido de sus aulas para ver. Los maestros trataron de lidiar con la situación, los paramédicos eventualmente llegaron y no recuerdo mucho después de eso.”
“Descubrí cuál era mi poder en el hospital, mientras me observaban, lo que me ayudó poner los pies sobre la tierra y me hizo sentir cuerda de nuevo. Los bichos son mucho más fáciles de entender, cuando te das cuenta de que son bichos. Después de una semana, tal vez, fui capaz de bloquear algo de ello. Mi papá recibió algo de dinero de la escuela. Suficiente para pagar las facturas por la estadía en el hospital y un poco más. Él estaba hablando de demandar a los matones, pero ningún testigo hablaba realmente y el abogado dijo que no iba a ser exitoso sin evidencia sólida para identificar a los responsables. No teníamos el dinero para ello, si no era algo seguro. Nunca terminé diciéndole a mi padre sobre el grupo principal de matones. Tal vez debería haberlo hecho, no lo sé.”
“Lo siento,” Lisa puso su mano en mi hombro. Me sentí agradecida de que no se estuviera alejando o riendo. Era la primera vez que hablaba sobre ello, y no estaba segura de haberlo tratado si lo hubiera hecho.
“Espera, ¿esto con las chicas todavía está pasando?,” Me preguntó Alec.
Me encogí de hombros, “Básicamente. Volví después de estar en el hospital, y las cosas estaban tan mal como lo estuvieron alguna vez. Mi supuesta amiga no estaba haciendo contacto visual o hablándome, y ni siquiera se detuvieron después de ver mi... episodio.”
“¿Por qué no usas tu poder?” Preguntó Alec, “Ni siquiera tiene que ser algo grande. Un bicho en el almuerzo, tal vez una picadura de abeja en la punta de la nariz o en los labios.”
“No voy a usar mi poder contra ellas.”
“¡Pero te están haciendo sentir miserable!” Protestó Alec.
Fruncí el ceño, “Razón de más para no hacerlo. No sería difícil adivinar quién lo esta haciendo si alguien comenzara a usar poderes para meterse con ellas.”
“¿En serio?” Alec se reclinó en su asiento, cruzando los brazos, “Mira, tú y yo no hemos hablado tanto, tal vez no nos conocemos muy bien, pero, eh, no eres estúpida . ¿Estás honestamente diciéndome que eres incapaz de encontrar una forma sutil de vengarte de ellas?”
Miré a Lisa y Brian, sintiéndome un poco arrinconada, “¿Un poco de ayuda?”
Lisa sonrió, pero no dijo nada. Brian se encogió de hombros y consideró por unos momentos antes de decirme: “Me inclino a estar de acuerdo con Alec.”
“De acuerdo, bien,” admití, “se me pasó por la mente. Consideré hacer algo que no se podía rastrear, como darles piojos. Pero ustedes recuerdan cómo me fui con Bitch después de que ella lanzo sus perros sobre mí.”
“Un poco de ira reprimida,” dijo Lisa, todavía sonriendo.
“Es lo mismo con estas personas.” ¿Sabes qué sucede si hago algo como darles ladillas? Terminan miserables, molestas, y se desquitan conmigo.”
“Oh hombre,” Alec se rió, “Ladillas. Tienes que hacer eso cada vez que vamos contra otra capa. ¿Te lo puedes imaginar?”
“Preferiría no hacerlo,” hice una mueca. La obstinada tenacidad de Alec hasta el momento en la conversación me estaba dando la impresión de que sería difícil de convencer sin una buena razón, así que distorsioné la verdad un poco cuando le dije: “Mientras los controlo, veo todo lo que mis bichos ven , siento todo lo que sienten, más o menos. No quiero que se vuelva rutina hacer que mis bichos se suban a ingles sudorosas.”
“Awww.”
“Lo que quiero decir, si dejas de cambiar de tema, es que estas chicas probablemente se descargarían conmigo, incluso si no supieran lo que estoy haciendo. No me tengo confianza de no tomar represalias, escalar el daño. Viste lo que pasó conmigo y Rachel, la primera vez que nos vimos. Las cosas escalarían, llevaría las cosas demasiado lejos eventualmente. La identidad secreta expuesta, o lastimar seriamente a alguien, como paso con Lung, solo sin la regeneración.”
“No entiendo cómo puedes sentarte allí y soportarlo,” dijo Alec, “véngate o has que uno de nosotros se vengue por ti. Acude a alguien por ayuda.”
“Ninguna de esas cosas es una opción,” le dije, con suficiente énfasis que esperaba que mi declaración tuviera alguna finalidad: “Hay demasiadas posibilidades de que las cosas se salgan de control si tomo las cosas en mis manos o hago que ustedes lo hagan por mi. En cuanto a pedir ayuda a alguien, no confío en el sistema. No después del caso judicial, no después de hablar con algunos de mis maestros. Si fuera así de fácil, ya lo habría solucionado.”
Lisa se inclinó hacia adelante, “Dime que no sería increíble si secuestramos a su líder, le cubrimos la cabeza con una capucha, la arrastramos a una furgoneta y la dejamos en el bosque a la medianoche, a diez millas de la ciudad, con nada más que su ropa interior.” [Luego la envolvemos en una alfombra y la arrojamos a un barranco!]
Sonreí ante la imagen mental, pero negué con la cabeza cuando dije: “De eso es exactamente de lo que estoy hablando. Es ir demasiado lejos.”
“¡Te metieron en el armario más grosero de todos los tiempos y cerraron la puerta!” Alec me miró como si estuviera tratando de argumentar que la tierra era cuadrada.
“Dejarla en el medio de la nada sin ropa es prácticamente invitarla a ser abusada por el primer camionero que la vea,” señalé.
“Bien,” Alec puso los ojos en blanco, “Así que atenuamos un poco. Llévala sin zapatos, sin teléfono celular, sin billetera, sin cambio de repuesto, nada que pueda usar para negociar el camino a casa. Hazla caminar.”
“Eso seguiría arriesgándose a que la asaltaran,” suspiré, “¿Una chica bonita caminando por el costado del camino por la noche?”
“¡Te han atacado!”
“Es un poco diferente.”
“La única diferencia que veo es que se lo merecen y tú no. Quiero decir, no soy listo como ustedes, así que tal vez me estoy perdiendo algo.”
Negué con la cabeza, “No te estás perdiendo nada, Alec. Estamos viendo esto desde dos perspectivas muy diferentes. Realmente no creo en eso del “ojo por ojo.”“
Estaba empezando a sentir que estaba recuperando el control de la conversación nuevamente. Entonces Alec soltó su bomba.
“Entonces, ¿por qué diablos eres un supervillano?”
“Escape.” La palabra salió de mi boca casi de inmediato, antes de que tuviera la oportunidad de siquiera pensar en lo que significaba. No podría haberme tomado el tiempo de pensar antes de hablar, o podrían haber sabido que algo estaba pasando. Lisa casi seguramente lo hubiera hecho.
Pasaron unos momentos de tensión y eché un vistazo a Lisa y Brian. Lisa estaba mirando el diálogo, una pequeña sonrisa en su rostro, su mentón descansando en su palma. Brian era inescrutable, con los brazos cruzados frente a él, sin expresión real en su rostro.
Le expliqué: “Puedo lidiar con la vida real, si puedo dejarla atrás por esto. Pateando culos, haciendo un nombre para mí, pasando el rato con amigos. Divirtiéndome.”
De alguna manera me sorprendió, pero me di cuenta de que lo que estaba diciendo era verdad, así que ni siquiera tenía que preocuparme por alertar a Lisa. Un segundo después, me di cuenta de que podría haber sido un poco presuntuoso. “Quiero decir, suponiendo que seamos ami-”
“Si terminas esa oración,” me advirtió Lisa, “voy a darte una bofetada en la cabeza.”
Sentí el calor de un rubor en mis mejillas y oídos.
“Sí, Taylor, somos amigos,” dijo Brian, “Y apreciamos, o al menos, yo aprecio que hayas confiado en nosotros lo suficiente como para compartir tu historia.”
No estaba segura de qué decir en respuesta a eso. El hecho de que lo haya escuchado y no me haya molestado, significó muchísimo para mí. Solo Alec realmente se estaba entrometiendo demasiado en mis asuntos, y no lo estaba haciendo de una manera mezquina.
Brian frunció el ceño. “¿Supongo que ninguno de ustedes va a compartir su historia?”
Alec negó con la cabeza y estiró sus brazos sobre su cabeza antes de descansar sobre su estómago lleno, su silencio era respuesta suficiente.
Lisa, por su parte, sonrió y dijo: “Lo siento. Me agradan, chicos, pero voy a necesitar unos tragos antes de compartir ese bocado en particular, y no tendré edad para beber por unos años mas.”
“No parece justo que Taylor sea la única que comparte,” señaló Brian.
“Yo... no conté mi historia porque esperaba que ustedes correspondieran,” me apresuré a agregar, “Realmente, está bien.”
“¿Te prestas de voluntario, entonces?,” Lisa le preguntó a Brian, ignorando mis protestas.
Brian asintió, “Sí, supongo que sí.”
[1] Trigger Event o evento desencadenante en español. Un Trigger (lit. gatillo) se puede referir en la vida real a una cosa o evento que genera un estado de ansiedad extrema. Común en las personas con Síndrome de stress post traumático.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.10 19:05 itscarlosyall Melancolía

Hola [email protected], soy el Venezolano que vive en España que publico este anterior post (https://www.reddit.com/vzla/comments/7om37m/con_agobio/), como repito siempre tengo 17 años y curso lo que seria 2do de Bachiller aquí. Que seria 5to año en Venezuela, mis situación resumida vivo con mis abuelos, mis padres están en Venezuela y salí de allí en 4to año.
En mi anterior post hable de como iba mi situación económica y tengo que mencionar que por fin me dieron una beca que me da lo suficiente para pagar algo de la universidad (si es que voy también), pagar mis clases de guitarra, compre un Iphone SE y tengo para comer en el instituto. Por ahora todo encamina bien gracias a Dios, lo que si me he empezado a sentir es un poco melancólico, estoy a pocos meses de acabar Bachiller y siento que esto ha sido una etapa de las mas grandes de mi vida, no quiero que termine. Mis amigos y todos dejar mi niñez se siente raro, es como cuando me monte en el avión en Maiquetia. Si preguntan por la rubia del anterior post, hablamos pero dejo de hablarme o interesarle dont know why... Entre otras cosas esta semana full exámenes, Historia, Latín, Lengua, Ingles... Siempre trato pero cuando todo se acumula me cuesta un poco; y de verdad me siento que voy a extrañar mucho esto no puedo dejar de pensarlo, sobretodo algunas personas como una chica que va a mi clase, siempre nos llevamos pero desde hace 2 meses para aca mas, vamos siempre a todo juntos, parecemos siameses, yo no hago nada si ella no esta,me llama Charly Wey (think its funny?) yo siempre la hago reír y se pone a llorar y le digo ujumm vas llorar otra vez, bueno eso no es relevante. Tengo ya casi la media que necesito para estudiar derecho que seria un 7 y espero en selectividad (seria como la OPSU) sacar 2 puntos mas y estaria matado, con esfuerzo.
Como soy guitarrista nato siempre soñé con una banda y encontré un local de ensayo con batería siento que otro deseo de mi vida se va cumplir, solo falta un bajista y baterista que son un poco difíciles de encontrar. Para hacer algo de dinero voy a tratar de dar clases de guitarra a mis compañeros y bueno tengo varias ofertas a ver que sale de esto, del resto mi familia ha tenido algunos problemas tantos que mi tía-tutora ya casi ni me habla (no es de odio sino que vive ocupada 24/7) así que me siento un poco alejado de ella.
Bueno esta ha sido mi pequeña actualización, les deseo buen fin de semana y bueno cualquier consejo es bienvenido chamos.
submitted by itscarlosyall to vzla [link] [comments]


2018.01.06 22:27 itscarlosyall Con agobio.

Hola, soy un Venezolano en España había posteado aquí hace tiempo pero creo que ya no se acuerdan, llevo un año aquí y he cumplido una de mis metas que fue pasar a 2do de bachiller (aquí se realiza 5to y 6to año) termine 4to año de Venezuela y vine aquí sin mis padres a vivir con mis abuelos paternos, tratando de encontrar un mejor futuro.
No he encontrado varios parceros por aquí, vivo en un pueblo y soy si no me equivoco el único Venezolano. Ya ha pasado un año y han pasado muchas cosas gratificantes y a la vez malas. Empiezo clases este lunes, ya que se acabaron las vacaciones de diciembre y espero en clases no sentirme mal, estoy a un paso de ir a la universidad (espero entrar a derecho que se necesita una media de 8 y tengo una de 6,5 "aquí se usa el sistema de clasificación del 1/10") y lo que me resulta un poco agobiante es que el tema de la universidad es cara 600 euros el semestre y mis padres no encuentran manera de pagar esto, estoy haciendo lo imposible por conseguir una beca del gobierno, mis abuelos viven de pensión Venezolana, a pesar de ser ellos Españoles son inmigrantes y trabajaron allá, lo que resulta con la pensión es que el IVSS o Maduro no ha pagado desde hace un año a los pensionistas extranjeros, lo cual vivimos de una ayuda del gobierno de España de 600 euros es decir 300 para mi abuelo y 300 para mi abuela, que relativamente con todos los gastos e impuestos no nos llega, tenemos que pedir comida en Caritas que es una organización benéfica que da comida o ropa a gente de no muy buena situación económica, doy gracias a dios de tener esto porque si no tuviéramos estas ayudas no se que haríamos." Esto que acaban de leer me deja con un futuro que no se que podía pasar."
Ademas de problemas económicos y académicos, están los sociales. Mis compañeros de clases me tratan un poco mal, se puede llevar pero hay veces que no soporto y me da impotencia, me dicen panchito o sudaca casi todo el dia, me critican, se aprovechan, soy simpático y cuando necesitan ayuda siempre los ayudo, pero luego se aprovechan y me apartan un poco, me hace sentir un poco mal después que lo pienso, no hago caso a esas mariqueras pero al final duelen, pero como hay personas malas hay buenas, tengo mis amigos que salimos de joda y bueno de todo un poco, también siempre me ayudan y me dan churros gratis jajaja, y bueno hay una chica que creo que le gusto? siempre me mira y pregunta por mi, su mejor amiga dijo que le gusto pero no entiendo porque tiene novio, es bonita tiene ojos azules y es rubia, pero ya me estoy saliendo del hilo jajaja, bueno chicos este fue mi update, algunos consejos me vendrían bien a esta hora.
Gracias!!
Update: 8/1/18 Voy a poner lo que puse abajo a un pana
Empecé hoy colegio y no fue una experiencia muy bonita, la chica esa ahora ni me habla, ni hola idk what happened, ?¿ no se si hablaron mal de mí o ni idea, ahora apartando el tema de la chica algunos de las secciones me están empezando a ladrillar con un Bullying porque en fin de año salí por la noche de fiesta y resulta que vomité en alguien sin querer, posteriormente me disculpé le mandé un mensaje pidiendo disculpas y todo, y el pana depinga no pasa nada, ahora todos los de su grupo me joden tomándome fotos y subiendo a Insta diciendo con el título de todo ok? Ahora sí que me raye tragametierra.
submitted by itscarlosyall to vzla [link] [comments]


2015.10.14 00:23 VelajueI ¿Qué hago con mi vida?

Buenas, escribo esto porque llevo un tiempo sintiéndome de forma extraña, siento que no tengo nada de lo que siempre he buscado, me explico:
Es cierto que en cuanto a necesidades básicas nunca he tenido problema, nací en una familia a la que nunca le faltó de nada, pero siempre nos hemos considerado humildes, digamos que una familia de clase media española. Siempre he tenido a mi familia cerca, salvo algún fallecido como es normal, y amigos con los que he compartido muchas cosas desde pequeño. Ahora bien, a mis 18 años siento como si nunca hubiera tenido a alguien en quien confiar, nadie realmente cercano que haya estado ahí en los buenos o malos momentos. No tendré en cuenta a mis padres, simplemente porque por mi forma de ser o por la suya, siento que no hay suficiente confianza para algunas cosas, igual que con mi hermana. A lo que voy es que realmente NUNCA he podido confiar en alguien del todo, nunca me he sentido realmente cómodo al lado de alguien. Muchas veces cuando salgo con mis amigos siento que son solamente conocidos con los que comparto una horas de vez en cuando, hablamos de lo que nos gusta, y ya. Cuando vuelvo a mi habitación tengo la sensación de no haber hecho absolutamente nada que mereciera la pena, y así día tras día.
El año pasado, cuando cursaba 2º de bachiller empecé a sentirme así, como ya dije nunca me ha faltado nada, pero me siento absolutamente vacío, siempre pensando en por qué es así, vivo mas en mi cabeza que en el mundo real. Estudié para la universidad casi por obligación, se que es algo casi necesario hoy en día, pero no le veo ninguna utilidad pasarse tantos años estudiando cosas que luego realmente no vas a usar el resto de tu vida, dependiendo de a lo que te dediques, claro. En ningún momento me preocupé por las notas, por los exámenes, o por estudiar, simplemente me pasaba los días pensando en mis cosas. Claro, llegó un momento en el que mis notas bajaron del 3/10 y ahí los profesores se empezaron a preocupar, y mis padres se enteraron, pero nunca me castigaron a pesar de que era un vago, que no hacía nada, y eso (no se por qué) me molestó bastante. Acabé recuperando 5 asignaturas del curso la última semana, saqué selectividad y ahora mismo estoy haciendo una carrera de ingeniería, ¿Pero para qué?
Ahora que empecé la universidad hace unas semanas, me siento peor aun que antes, los "amigos" con los que pasaba todos los días el año pasado ya no están, salvo 2 o 3 que han ido a la misma facultad que yo. Ahora me siento un completo desconocido rodeado de más de 100 personas en mi clase a las que ni siquiera conozco y, para ser sincero, no creo que me interese conocerlas.
Igual pensáis que es porque soy un antisocial, un nerd o cosas así, pero nunca he tenido problemas a la hora de tratar con la gente, siempre me he llevado bien con todos, da igual como sean (me refiero, siendo un poco despectivo, a frikis, canis, pijos, gente muy distinta entre sí) y eso me ha hecho vivir muchas cosas diferentes que otras personas no han visto. Tampoco me siento "desesperado" por encontrar el amor o algo así, nunca he tenido una pareja seria, simplemente ligues de uno o dos días coincidiendo con alguna fiesta, lo veía como una forma de desahogarme y nada más, y supongo que la chica en cuestión también.
Pocas veces me he enamorado, y de esas pocas nunca he podido conseguir nada, ya sea porque la otra persona no ha querido, o porque ni siquiera vivíamos en la misma ciudad. Esto mismo me pasó hace relativamente poco, fui un fin de semana a casa de un amigo y conocí a una chica de la que me enamoré, era completamente distinta de todo lo que busco, pero me enamoré. Me acabé liando con ella, pero al día siguiente nos tuvimos que despedir, un beso y un adiós, y ahí acabó todo. Aún siento que podría haber sido mucho más, pero vivimos demasiado lejos. Tengo su número, podríamos seguir en contacto, pero simplemente los dos hemos decidido guardar silencio. No se lo que pensó ella de mí, si le interesaba realmente o solo me consideró como un chico de una noche, es por eso por lo que tengo miedo a decirle nada.
Pero no es ese el tema principal, después de haber vivido esa experiencia me siento aun más extraño, siento que siempre que encuentro lo que busco, se escapa sin que pueda hacer nada, sólo para dejarme esa mala sensación en el cuerpo. No sé que haré este año, supongo que iré sacando la carrera, solo para seguir pasando desapercibido y no sentirme aún peor, pero siento que no encajo de ninguna manera en mi vida, que aun no he podido estar con alguien que realmente me importe.
Simplemente no creo que esté en el lugar en el que debería estar, no por la carrera (la ingeniería informática que estoy cursando es algo que me apasiona), sino por todo en general, no me siento cómodo.
No se si alguno de los que lean esto han sentido alguna vez algo parecido. Simplemente lo he hecho por desahogarme de alguna manera, por expresar realmente lo que siento.
Un saludo.
submitted by VelajueI to es [link] [comments]


2015.09.26 19:37 VelajueI ¿Qué hago con mi vida?

Buenas, escribo esto porque llevo un tiempo sintiéndome de forma extraña, siento que no tengo nada de lo que siempre he buscado, me explico:
Es cierto que en cuanto a necesidades básicas nunca he tenido problema, nací en una familia a la que nunca le faltó de nada, pero siempre nos hemos considerado humildes, digamos que una familia de clase media española. Siempre he tenido a mi familia cerca, salvo algún fallecido como es normal, y amigos con los que he compartido muchas cosas desde pequeño. Ahora bien, a mis 18 años siento como si nunca hubiera tenido a alguien en quien confiar, nadie realmente cercano que haya estado ahí en los buenos o malos momentos. No tendré en cuenta a mis padres, simplemente porque por mi forma de ser o por la suya, siento que no hay suficiente confianza para algunas cosas, igual que con mi hermana.
A lo que voy es que realmente NUNCA he podido confiar en alguien del todo, nunca me he sentido realmente cómodo al lado de alguien. Muchas veces cuando salgo con mis amigos siento que son solamente conocidos con los que comparto una horas de vez en cuando, hablamos de lo que nos gusta, y ya. Cuando vuelvo a mi habitación tengo la sensación de no haber hecho absolutamente nada que mereciera la pena, y así día tras día.
El año pasado, cuando cursaba 2º de bachiller empecé a sentirme así, como ya dije nunca me ha faltado nada, pero me siento absolutamente vacío, siempre pensando en por qué es así, vivo mas en mi cabeza que en el mundo real. Estudié para la universidad casi por obligación, se que es algo casi necesario hoy en día, pero no le veo ninguna utilidad pasarse tantos años estudiando cosas que luego realmente no vas a usar el resto de tu vida, dependiendo de a lo que te dediques, claro. En ningún momento me preocupé por las notas, por los exámenes, o por estudiar, simplemente me pasaba los días pensando en mis cosas. Claro, llegó un momento en el que mis notas bajaron del 3/10 y ahí los profesores se empezaron a preocupar, y mis padres se enteraron, pero nunca me castigaron a pesar de que era un vago, que no hacía nada, y eso (no se por qué) me molestó bastante. Acabé recuperando 5 asignaturas del curso la última semana, saqué selectividad y ahora mismo estoy haciendo una carrera de ingeniería, ¿Pero para qué?
Ahora que empecé la universidad hace una semana, me siento peor aun que antes, los "amigos" con los que pasaba todos los días el año pasado ya no están, salvo 2 o 3 que han ido a la misma facultad que yo. Ahora me siento un completo desconocido rodeado de más de 100 personas en mi clase a las que ni siquiera conozco y, para ser sincero, no creo que me interese conocerlas.
Igual pensáis que es porque soy un antisocial, un nerd o cosas así, pero nunca he tenido problemas a la hora de tratar con la gente, siempre me he llevado bien con todos, da igual como sean (me refiero, siendo un poco despectivo, a frikis, canis, pijos) y eso me ha hecho vivir muchas cosas diferentes que otras personas no han visto. Tampoco me siento "desesperado" por encontrar el amor o algo así, nunca he tenido una pareja seria, simplemente ligues de uno o dos días coincidiendo con alguna fiesta, lo veía como una forma de desahogarme y nada más, y supongo que la chica en cuestión también.
Pocas veces me he enamorado, y de esas pocas nunca he podido conseguir nada, ya sea porque la otra persona no ha querido, o porque ni siquiera vivíamos en la misma ciudad. Esto mismo me pasó hace relativamente poco, fui un fin de semana a casa de un amigo y conocí a una chica de la que me enamoré, era completamente distinta de todo lo que busco, pero me enamoré. Me acabé liando con ella, pero al día siguiente nos tuvimos que despedir, un beso y un adiós, y ahí acabó todo. Aún siento que podría haber sido mucho más, pero vivimos demasiado lejos. Tengo su número, podríamos seguir en contacto, pero simplemente los dos hemos decidido guardar silencio. No se lo que pensó ella de mí, si le interesaba realmente o solo me consideró como un chico de una noche, es por eso por lo que tengo miedo a decirle nada.
Pero no es ese el tema principal, después de haber vivido esa experiencia me siento aun más solo, siento que siempre que encuentro lo que busco, se escapa sin que pueda hacer nada, sólo para dejarme esa mala sensación en el cuerpo. No sé que haré este año, supongo que iré sacando la carrera, solo para seguir pasando desapercibido y no sentirme aún peor, pero siento que no encajo de ninguna manera en mi vida, que aun no he podido estar con alguien que realmente me importe.
Simplemente no creo que esté en el lugar en el que debería estar.
No se si alguno de los que lean esto han sentido alguna vez algo parecido. Simplemente lo he hecho por desahogarme de alguna manera, por expresar realmente lo que siento.
Un saludo.
submitted by VelajueI to espanol [link] [comments]


La Universidad - Grupo Rio - YouTube Bumblebee busca a Sam en una fiesta de la Universidad ... Kadeho - Tan Lejos Mira este video Después De Perder Un Examen - Brutal Motivación ¡RECOJO a mi AMIGO de la UNIVERSIDAD en un LAMBORGHINI ... QUEDO con LA CHICA QUE ENCONTRÓ MI NUMERO DE TELEFONO ... Paso la noche en la casa de la chica que me gusta... *me ... Restart - Chica Diferente Mi experiencia EN LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA CHAPINGO 2005// UNA CHAPINGUERA EN CANADÁ Akcent - I'm sorry sub español (spanish)

Erasmus Bruselas, Bélgica Erasmusu.com

  1. La Universidad - Grupo Rio - YouTube
  2. Bumblebee busca a Sam en una fiesta de la Universidad ...
  3. Kadeho - Tan Lejos
  4. Mira este video Después De Perder Un Examen - Brutal Motivación
  5. ¡RECOJO a mi AMIGO de la UNIVERSIDAD en un LAMBORGHINI ...
  6. QUEDO con LA CHICA QUE ENCONTRÓ MI NUMERO DE TELEFONO ...
  7. Paso la noche en la casa de la chica que me gusta... *me ...
  8. Restart - Chica Diferente
  9. Mi experiencia EN LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA CHAPINGO 2005// UNA CHAPINGUERA EN CANADÁ
  10. Akcent - I'm sorry sub español (spanish)

Voy a amar de nuevo porque tengo un plan Voy a encontrar a una chica que me quiera para el final de la noche. ... Akcent feat. Veo - La Luna (Official Audio) - Duration: 3:28. Mi experiencia EN LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA CHAPINGO 2005// UNA CHAPINGUERA EN CANADÁ Joana Meyer. Loading... Unsubscribe from Joana Meyer? ... QUEDO CON LA CHICA QUE ENCONTRÓ MI NUMERO DE TELEFONO Y LE HAGO UNA PROPUESTA ♥ ★ Mis redes sociales!! •Instagram: https://goo.gl/4reOg6 Yo conocí a una chica diferente ♪ ♫ ♩ ♬♪ ♫ ♩ ♬ ♪ ♫ ♩ ♬♪ ♫ ♩ ♬♭ me enamoré y fue así tan de repente SUSCRIBETE : https://www.youtube.com/channel/UCUJdv2FiJeABa8MtGy-UHzw?sub_confirmation=1 ===== + 'Transformers: La veng... ★ Su Twitch! https://www.twitch.tv/srtamoore ★ Su Instagram! https://www.instagram.com/SrtaMoore_/ ★ Su Twitter! https://twitter.com/SrtaAndreaMoore ★ Su can... siempre hay una solucion, no hay ningun problema que pueda ser mas grande que tu. NOS APASIONA LO DIFICIL NOS ABURRE LO FACIL. SOLO MOTIVACION AL 100 EN ESTE CANAL, SI SER MEJOR ES LO QUE QUIERES ... Kadeho Tan Lejos Hasta que vuelva a amanecer 2004 Voy a encontrar una ilusión dentro de mi universo Voy a borrar de tu interior la sed de estar viviendo Voy a soltar en una canción la fuerza de ... Letra : ¡Y ya sabes si esta vez no ingresas! Estar en la universidad es una cosa de locos estar en la universidad es una fiesta de monos Doce años en la medi... ¿LES GUSTARIA VER MAS VIDEOS DE ESTE TIPO? Comentenlo abajo! Gracias por ver este video y por siempre apoyarme... MIS REDES: INSTAGRAM: (javierperich1) https...